<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d7974984536099633988\x26blogName\x3dNickjournal\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://nickjournalarcadiano.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://nickjournalarcadiano.blogspot.com/\x26vt\x3d2379119722696080509', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
31 enero 2007
Indefinario
La dificultad de traducir la sencillez de esta frase:

Thank you very much. And tonight, I have a high privilege and distinct honor of my own -- as the first President to begin the State of the Union message with these words: Madam Speaker.

O cómo el español contemporáneo suda la tinta. Señora presidenta.



Diccionario de materias afectadas. Materia: lógica. Subsección: lógica proposicional. Subsubsección: copulativas y disyuntivas. Referencia original, capítulo tercero, temporada duodécima de 'Barrio Sésamo'.

Nueva afectación: 'A y B' significará 'A y B' o 'A o B' es decir, 'A' o 'B', es decir 'A', o es decir 'B' según convenga.

Ventajas: Decae el horrísono 'A y/o B'.

Paradigma: 'Batasuna y la izquierda abertzale'

Duda metódica: ¿A dónde va 'los vascos y las vascas'?



Puentes presuntuosos. El del Quinto Centenario en Sevilla. Tiene un triste récord: está atascado desde que se construyó. Entonces, decía la leyenda urbana, el Juan Sebastián Elcano podría pasar por su vano a 45 metros sobre el río. El buque escuela no visita la ciudad desde 1929 pero, al parecer, se quedaron cortos. Ningún otro palo mayor, que se recuerde, ha amenazado nunca la panza del presuntuoso tablero. Seis mil millones de pesetas de costo. El cuello de botella más caro del mundo. Litros de combustible. Horas eternas en sus fauces. Una locura hecha a lo alto pero no a lo ancho bajo una premisa conocida: hagamos un puente tan grande que quienes lo vieran nos tomaran por locos. Así sea.

Puentes levadizos. Pocos metros tierra adentro un puente levadizo. Se eleva ocasionalmente para el velero privado. Se sospecha que en intervalos regulares: ya está aquí la levantada de las diez. El velero no puede llegar muy lejos. A pocos metros hay otro puente y este, ¡ay!, no es levadizo. El puente levadizo tiene doble tablero. Sobre su costado está el único puente levadizo del ferrocarril español. No es su única rareza. Otra más: permanece normalmente elevado ya que pasan tan pocos trenes como barcos. ¿Es necesario? Sí, la mercancía se estiba a un lado y el tren mira desde el otro.

Puentes prohibidos. Pocos kilómetros hacia el mar los coches cruzan el río en barca. Los puentes están prohibidos. Aún hoy, dos poblaciones importantes, separadas por siete kilómetros de vuelo de torcaz, aún hoy, dan un rodeo de ventisiete densos kilómetros. Están separadas por un río cargado de cientos de kilos de historia y presuntuosidad, y descargado de tráfico. El Gualdalquivir no es el Mississippi.

Ejercicio: búsquese la ruta más corta entre Huelva y Cádiz.



¿Es ético cobrar por escribir en la wikipedia? ¿Es ético no cobrar por mantener un nickjournal de calidad? ¿Es ético cobrar por escribir posts?



Publicidad: Sufro en silencio de hemorroides en la zona cero, pero con Línea Directa duele menos.



Arte: Carnaval de Cádiz. Año 1994. Chirigota. Nombre: Las viudas de los bisabuelos del 55. Estribillo: "Si el viejo levantara la cabeza y me viera aquí cantando. Si el viejo levantara la cabeza. Ay virgen del Carmen ya has hecho otro milagro. La cabeza que yo pienso no la levantaba el viejo desde el año treinta y cuatro." Una propuesta.



Correspondencias / poytq

Q herido:

Oreta Paz ha tenido un leve atentado. Transitaba por el carril bici, pinchó una rueda y calló de bruces. No importa, insufló pesimismo a la rueda delantera y sigue camino.



Correspondencias / poytq

Se me olvidaba. El estado de salud del concejal de urbanismo está preocupado. El médico ha empeorado [¿o era al revés?]. El nivel de colesterol, transaminasas, oligoelementos, tierras raras y góblulos blancos es preocupante. Del potasio ni te cuento y se caga por la pata pabajo de estronciomento.

Como bien sabes después de su detención se puso en huelga de bulimia. El rancho carcelario es infame y perjudicial para su salud. Las autoridades han dispuesto su ingreso en El Bulli. No mejora, es capaz de tomar siete platos de espuma de albaricoque al buñuelo de drúcula con esencillas de vainillas silvestres sobre lecho de chuletón de buey poco hecho ma non troppo. Se queja de que sólo le den mariconadas. El fiscal está indignado.



Correspondencias / pfoyq

Me pusieron en el papel. Mañana estrena La Sexta la segunda temporada de Prison Break. Allí estaré.

(Escrito por qtyop)

Etiquetas:

 
[0] Editado por Tsevanrabtan a las 8:30:00 | Todos los comentarios 326 comentarios // Año IV
30 enero 2007
Americanos
"Apocalypto". Los últimos ejercicios sin concesiones de Mel Gibson, director de cine. "La pasión de Cristo", vista y leída en Nápoles, qué mejor sitio, donde en una de sus paredes pintadas leí esto: "Jesù é Napoli". Ahora "Apocalypto". ¿Felicidad burguesa de una familia maya? La ruptura sin vuelta atrás de esa supuesta felicidad. La progre pandi se queja de la violencia. Preferirían ver a Morales vestido de chamán y no al chamán del que procede el indigenismo de Morales. "Hélas". La única concesión: que el protagonista se parece demasiado a Ronaldinho, aunque no juega al fútbol ni habla inglés. Un final que le da la vuelta de forma realista (hubo en clase un alumno que a los descubridores los llamó "americanos") al pesimismo apocalíptico de "El planeta de los simios". ¡No estoy diciendo que los mayas fueran menos-que-hombres o vivieran como tales! Pero con todo su complejo lenguaje capaz de engañar cruelmente y asesinar, les falta la escritura. La distancia. La ciencia. La ley, política. Lo que verdaderamente podría permitir un nuevo comienzo. Aun escatológico, bíblico (Judea sin Grecia no sería nuestra civilización). El protagonista apela, acabando, a este nuevo comienzo, pero es la mirada de la mujer, que viene de dar a luz, la que parece indicar el nuevo camino viable y sensato. "Vámonos con ellos", parece susurrarle al oído de Ronaldinho esa futura Malinche. En todo caso, no hay aquí religión, aunque sí terror: el título de la película es un participio pasado y el final es realmente apocalíptico, siendo literales: no la revelación de lo sagrado siempre postergada, sino el revelado horror de una forma de civilización que se acaba. Que los pachamamas, como Chávez o Castro, sigan creyendo en ella. Pero el verdadero protagonista de "Apocalypto" es el miedo, contra el que lucha no del todo vanamente Ronaldinho. Un miedo sin escritura, anterior a internet y al reinicio moderno de la verdad.

De la prensa de la semana pasada. Titular socialdemócrata que ilustra el debate del estado de la Unión: "Soldados estadounidenses matan a decenas de insurgentes en pleno centro de Bagdad". Después de todos las vueltas y revueltas, la carne en el asador: los americanos asesinan a gente que paseaba tranquilamente por la calle.

(Escrito por: dr.divago, wu ming, samizdat, ketu, procopio, chimo: "pluribus in unum").

Etiquetas:

 
[0] Editado por Bartleby a las 9:05:00 | Todos los comentarios 510 comentarios // Año IV
29 enero 2007
La tragedia se repite en la historia. Pero como farsa

Alguna vez dije en el blog de Arcadi que, con tantos males que tenemos en Argentina, estábamos librados del nacionalismo de izquierda, algo que me desconcertaba en España. Y una vez más compruebo lo fácil que es ver la paja en el ojo ajeno. Porque también lo tenemos. Por supuesto, no son iguales, ¡pero se parecen tanto! Tal vez se diferencien en el localismo con que se expresan en España. Pero, el pacto de Carod Rovira con ETA ¿no pone de relieve que las agrupaciones regionales también tienen puestas miras en objetivos más amplios que los puramente locales? ¿No está acaso emergiendo con el estatuto andaluz y muchas otras expresiones políticas un entramado donde los presuntos regionalismos revelan su vocación nacional? Creo que es justamente esa vocación la que trata de utilizar Rodríguez Zapatero cuando intenta barrer para adentro.

Mientras escribo, sé que algunos que me lean se sonreirán pensando: ¡cuánto sueño de la razón en Hércor! Pero no os adelantéis a juzgarme mal. Que aunque nací en Argentina, tengo un abuelo catalán, otro aragonés y sangre con Rh- por el lado vasco. Y por otra parte no he vivido en "una nube de pedos", como decimos los argentinos. Los golpes recibidos me han dejado experiencia como para ver que estos nacionalismos de izquierda están empeñados en ambos países en resucitar el pasado y en ganar las guerras que perdieron.

Justamente esas guerras fueron verdaderas tragedias: la Guerra Civil Española y el Proceso Militar argentino. En Argentina hemos sabido, luego de designar a Kirchner como presidente, que en su momento formó parte de esa "juventud maravillosa" encolumnada con los Montoneros, tal como los calificaba Perón hasta el día en que los echó de la Plaza de Mayo, tildándolos de "estúpidos e imberbes", después de que le asesinaran al Secretario de la CGT, Ignacio Rucci. Porque los Montoneros lo asesinaron, tal como dijeron, porque era un símbolo de lo que no querían en el peronismo. Es el problema de los que confunden a un ser humano con un símbolo. Como ese etarra que cuenta el asesinato de un empresario al que tenían secuestrado y con el que habían conversado amigablemente hasta ese momento. No había sentido nada en especial, dijo, al darle el tiro en la nuca porque se trataba de un "símbolo". O cuando la Bonafini brindó de alegría al ver caer las Torres Gemelas, porque eran un símbolo del imperialismo, sin ver que ese símbolo caía con miles de seres humanos en su interior. O ese otro símbolo, el aeropuerto de Madrid, en el que a dos ecuatorianos les transformaron el sueño en pesadilla. No, amigos. Se ve mucho nacionalismo de izquierdas pululando por todo el mundo. Y nos ven como símbolos que se pueden borrar de la pared.

Nacionalismo de izquierdas. Digo. Es un decir. Tal como se dice "comunismo de las tierras vascas" por allá o "socialismo nacional" por aquí. ¡Se parecen tanto esos socialismos con ese otro, el nazional, el que no temía decir su nombre! Aquí Kirchner está empeñado en llevar a la cárcel a los militares que asesinaron tanto a guerrilleros como a gente inocente. Pero no hay visos de autocrítica y menos aún hay intención de purgar cárcel por parte de quienes fueron la contracara necesaria del horror, esos que siguen con vida gracias al hecho de haber huido a tiempo o por haber colaborado con los asesinos entregando a sus camaradas. Quieren ahora ganar la guerra perdida, igual que en España. Por eso Rodríguez Zapatero no quiere que ETA sea derrotada física e ideológicamente. Si ETA fuera desarticulada, con todos sus dirigentes presos y sin capacidad operativa sería para él un fin triste y repetido de la Guerra Civil Española. Y, por el contrario, quiere reescribir la historia para que termine con talante y sin vencedores ni vencidos.

No sé, amigos. Por mi parte pienso que ETA, aunque no lo quiera reconocer el presidente para hacernos creer que fue él quien consiguió la disolución, ya ha sido derrotada en el mismo País Vasco por su propio pueblo. Ni qué decir en el resto de España. Si eso no se refleja más abiertamente en Bilbao es justamente por el terror. El último "accidente" en Barajas culmina una serie donde lo accidental, lo que no se esperaba, no son las muertes sino la reacción que produce en la simple gente, en el pueblo vasco en primer lugar.

Recuerdo una larga noche de charla en la casa de campo de Protactínio, en Ciudad Real. Quizás mi memoria no sea fiel debido al buen vino que nos acompañaba. Ernst Happel dijo algo así como que, desgraciadamente, para que ETA se acabase definitivamente tal vez fuese necesario que causara otras dos muertes. El rechazo que ese hecho produciría entre los mismos vascos sería decisorio. Cuando supe de los dos ecuatorianos muertos en Barajas, recordé esas palabras. ¿Representan esos muertos el fin de ETA?

Quedará sin embargo el nacionalismo de izquierda. Pero a ese ya le llegó la hora. No crean los fundadores de Ciutadans que tienen exclusividad del mérito. Simplemente representan a los españoles que no quieren volver a las andadas, porque saben, tal como decía Marx en "El 18 Brumario de Luis Bonaparte" que cuando la historia se repite la primera vez lo hace como tragedia y la segunda como farsa. Si tanto nos deslumbró Marx en su momento, aunque ahora nos sintamos "superados", debemos reconocer su agudeza. Decía también así: "La tradición de todas las generaciones muertas oprime como una pesadilla el cerebro de los vivos. Y cuando éstos aparentan dedicarse precisamente a transformarse y a transformar las cosas... es precisamente cuando conjuran temerosos en su auxilio los espíritus del pasado, toman prestados sus nombres, sus consignas de guerra, su ropaje, para, con este disfraz de vejez venerable y este lenguaje prestado, representar la nueva escena de la historia universal." Marx apodaba a Luis Bonaparte como "el sobrino de su tío" y le criticaba la representación que hacía en clave cómica del cesarismo napoleónico. ¿A quién intenta parodiar Rodríguez Zapatero? ¿A Azaña, administrando el desastre? ¿Está Rodríguez Zapatero dans le plus grand des astres o dans le plus grand désastre? Tragedia o farsa. La segunda en burlesque, pero también con muertos en escena.


(Escrito por Hércor)

Etiquetas:

 
[0] Editado por Protactínio a las 8:18:00 | Todos los comentarios 298 comentarios // Año IV
28 enero 2007
ETA y yo

Para un español joven, como aun es mi caso, ETA se ha convertido en una de sus señas de identidad, junto a los toros, la playa y la sangría. Sale uno al extranjero, y si se topa (pues este es el verbo a mejor usar) con un foráneo leidillo, uno de los tópicos que enseguida asoman en la conversación es el de ETA. Me pasó durante el año que viví en Irlanda, cerca de Cork, capital espiritual del nacionalismo meridional irlandés.

Un día normal de la semana, de los que no hay colegio por la tarde, entré en compañía de otros irlandeses de mi edad en uno de esos pubs que todo el mundo se imagina (y acierta al hacerlo). Con apenas quince años, acompañado de indígenas con uniforme colegial, nos metimos entre pecho y espalda unas cuantas pintas de cerveza tostada. Eso un irlandés lo tolera como el agua. Un español, no diría yo tanto. Al notar mi acento “latino” un par de veinteañeros compañeros de barra, y supongo que universitarios, se acercaron y me preguntaron mi procedencia. "Español", respondí, y se miraron sorprendidos. Me habían tomado por francés, dijeron. La palabra spanish les puso en guardia. En el pub se vislumbraban (escaso de luz andaba) muchas banderas irlandesas con el Ulster integrado, muchas fotografías de Bobby Sands, del inevitable Michael Collins y del desconocido para nosotros y legendario caudillo separatista del sur Ó Brádaigh. Uno de los universitarios dirigió furtivamente la mirada hacia una esquina del local. Yo le imité el gesto y di, sorprendido, con una ikurriña colgada justo encima de la puerta de los baños. “¿Y esos?”, preguntó. “Unos mierdas” dije.

Hablamos largo y tendido. Con quince años, me tuve que enfrentar a dos nacionalistas irlandeses muy versados en mitología tan particular. Les resalté que parecía mentira que un movimiento católico apoyase a unos terroristas marxistas-leninistas. Uno de los dos se definió como ateo, y el otro, católico practicante, respondió que ETA había salido de la Iglesia vasca, lo cual es una verdad a medias y por tanto muy peligrosa. No había manera. Derecho a la autodeterminación, a elegir, opresión del pueblo irlandés, tantas y tantas pamplinas como sueltan nuestros conocidos del norte. Algo les cambió la cara cuando se enteraron de que el País Vasco era la zona más rica y próspera de España. Eso no les cuadraba. La opresión y la opulencia no suelen ir cogiditas de la mano. Los irlandeses eran pobres como ratas, o al menos lo habían sido desde tiempos inmemoriales, y en Inglaterra ciertamente se vivía mejor desde hacía mucho tiempo. Mis compañeros de colegio acabaron dejándome solo, aburridos de oír hablar siempre sobre lo mismo. Pero a mi me animaba la conversación, y la cerveza había cumplido con su cometido, dotándome de una verborrea fácil y confusa. Tanta que fui invitado a la siguiente ronda por mis dos agradables interlocutores. De uno, recuerdo todavía su nombre: Philip Nolan.

No obstante, a pesar de la estrenada camaradería hispano-irlandesa, mis nuevos compadres nacionalistas no cejaban en su empeño de defender a ETA. Saqué dos conclusiones de lo anterior; la desinformación que existe en el extranjero sobre cualquier cosa, y los caminos paralelos que ha transcurrido el terrorismo europeo. Lo que empezó siendo cosa de curas rurales, ETA y el IRA, acabó en manos de marxistas-leninistas-teólogos de la liberación. ¿Qué desviación racional o mágica lleva a esos extremos? Digno de tesis cum laude et honore.


Ha llovido desde entonces. El IRA es ya historia. Sin lugar a dudas, un conflicto mucho mayor y más difícil que el nuestro ha acabado en los manuales de historia. Fue necesaria la fortaleza del Estado Británico y la irrupción del Sinn Féin adámico para lograr tal desenlace. Esa es la gran enseñanza que se puede extraer del “problema” irlandés. Aquí no hay ni diferencia religiosa siquiera. El mismo sustrato cultural alimenta las dos visiones antagónicas. Hasta el último referente histórico-moral del nacionalismo, el carlismo, se presta a diversas lecturas, ya sea la españolista (creo que la más correcta) o la protovasquista (Juaristi sabe mucho de ésta).

Pues bien, alcé la vista y miré los muros de la patria mía, y si bien no todo me recuerda a la muerte (este enero tan cambioclimático tiene su miga, no crean), los hallé medio derrumbados. El primer punto, el de la fortaleza del Estado, de nuestro Estado, no es comparable a la del caso británico, no digamos con la Dama de Hierro a la cabeza. Por ahí nos queda mucho camino, y don José Luís no parece estar por esa labor. ETA siente que no todo está dicho, y que al Estado español, con unas cuantas bombas bien colocadas y fotogénicas, le entra tal canguelo que lo acaba firmando todo. Lo que me lleva a repensar en el segundo punto, el de Gerry Adams y su irrupción política en los ochenta. No olvidemos que Bobby Sands, aquel muchacho que murió de huelga de hambre, había salido elegido diputado por el mismo partido, el Sínn Féin, que transformó Adams apenas una década después. Las cosas no eran más fáciles entonces que en la actual Batasuna. ¿Alguno de ustedes piensa que Otegui puede ser nuestro Gerry Adams celtíbero? Yo, si no lo niego, me permito dudarlo muy mucho. Mientras que Batasuna asuma un papel secundario con respecto a ETA, no habrá nada que hacer. ¿Acaso alguno se cree que las doscientas mil benditas ánimas que apoyan la causa aberchale no podrían hacerlo sin que hubiese muertes de por medio, qué no están preparados para dar el salto a la lucha política democrática?

Otro mito más. Por supuesto que sí están capacitados. No hay doscientos mil asesinos en el País vasconavarro (por entendernos). Eso no lo soportaría sociedad alguna. Lo que hay es desidia, inercia y mala fe. Pero estoy seguro de que la gran mayoría de los votantes batasunos no estiman la violencia como principal metodología política y argumento de oposición. ¿Y qué es necesario para que se vea claramente una cosa así? Un Gerry Adams. Esa es la obligación de don José Luís, buscar, encontrar y sacar adelante el líder democrático que necesita la causa aberchale. Thatcher, Major y Blair supieron calar al barbudo de Belfast. “Este hombre puede sacar las pistolas de las calles” se dijeron en Downing Street. Y le mimaron en su justa medida. Pues ese es el camino, don José Luís, ese es. Criar un cachorro así. Pudiera ser el hijo de Ternera, no sería ese un mal candidato. Reúne muchas cualidades personales y sociales. Acérquese a ese joven, don José Luís (no hace falta besarlo) y susúrrele al oído bellas canciones de sueldos altos, vida a tutiplén, coche oficial y vacaciones largas. Si hace falta en euskera, oiga. Verá el brillo en sus ojos. A un hombre se le conquista por el estómago, pues no digamos a un vasco. Ekaitz Urrutikoetxea Laskibar, que menudo nombrecito tiene el mocetón. He ahí una oportunidad real, señor presidente. Otegui es un mierda, un don nadie para ETA. Pero Josu Ternera y su hijo son palabras mayores dentro de la bestia.

Por supuesto, no creo que usted sea el más capacitado para lograrlo. Ni siquiera creo que tenga la clara intención de hacerlo. Se ha limitado a poner cara de circunstancias, a repetir lo del largo, duro y difícil, y marear la terrorífica perdiz con fotitos, declaraciones y mesas de partidos durante todo este tiempo. No hay que hacer tal cosa. Regálele el oído al menda que corresponda en ETA, pero enséñele que la pistola la tenemos al cinto. ¿Qué queda del IRA a día de hoy? Apenas nada. ¿Hace quince años se imaginaba alguien una cosa así? ETA es imbatible. Y una mierda. Otro mito. Lo que pasa es que no explotamos sus debilidades, y ellos, los de la dinamita y el pasamontañas, si lo hacen al contrario. Ternera se muere, y su hijo lleva media vida en la banda. Les ha salido un vizcaíno, pero de Bilbao, el tal Txeroki, con poco seso y afición por el ruido mortal. Cabecillas así suelen conducir a muchas victorias parciales y a la derrota total.

Ahí tiene su oportunidad, señor presidente. Justo delante de las, sus, narices. No la deje escapar. Aunque me temo que lo hará. Estoy acostumbrado a cosas así. Al fin y al cabo, soy español, como usted.

(Escrito por Edgardo de Gloucester)

Etiquetas:

 
[0] Editado por Protactínio a las 9:13:00 | Todos los comentarios 161 comentarios // Año IV
26 enero 2007
Fomento de la piratería
Borrada a petición de su autor

Etiquetas:

 
[0] Editado por Bartleby a las 20:23:00 | Todos los comentarios 179 comentarios // Año IV
Placeres discretos de Bucarest.
Tardes de domingo en Giulesti, al calor de la modesta pero acogedora familia rapidista. Algunos hombres –nunca muchos-, distintos embrutecimientos y la misma excusa insuficiente de los colores y el escudo. A lo lejos las luces de la ciudad, fuera vagones y asientos maltrechos y abandonados y sobre el hierro oxidado de la Tribuna II los ya compañeros de galería. Es gol y los hombres saltan, gritan y se abrazan, de alegría y de frío.



Dondequiera en la capital, lejos del centro. Caras curtidas de expresión dura, gorros de astracán, ropas gruesas, ásperas y oscuras y niños en fino chándal multicolor. Hombres y mujeres de la vieja y aún muy mayoritaria Rumania esperan con resignación el tranvía cargados de sacos imposibles estampados a cuadros. Alguien pregunta para llegar a Universitate, y esas caras se vuelven hacia él con desconfianza y cierta agresividad. Él se arrepiente de haber hablado, pero entonces los dos o tres más cercanos ya pugnan por indicar al extraviado. No le dejarán hasta que estén seguros de que es capaz de llegar.

El traqueteo en el Bulevar Magheru de las botas altas y lustrosas de las rumanas que caminan hacia la Academia de Estudios Económicos. ‘Pisa fuerte, guapa, que paga el ayuntamiento’, les gritaba el viejo en Castellón. Las de aquí parece que no necesitan de este tipo de recordatorios. Esas mismas botas, vacías, abiertas y dobladas al lado de la cama: la imponente sofisticación al fin quebrada.

(Escrito por Happel)



(No es Bucarest, Happel, como usted sabe. Son las Tierras Raras, ahora mismo.)

Etiquetas:

 
[0] Editado por Bartleby a las 9:01:00 | Todos los comentarios 222 comentarios // Año IV
25 enero 2007
Sin comentarios
Lacónico & verse





Etiquetas:

 
[0] Editado por Mel ha desaparecido a las 8:20:00 | Todos los comentarios // Año IV
24 enero 2007
Vendrán tiempos peores
Outsiders




La ficción flácida.



Es verdad que Jerry Lee quemó el piano (borracho el teclado, que diría Tom Waits). Vio, tocó y venció. Le dijeron que debía actuar de telonero de un tal Chuck Berry. Demasiado para un paleto orgulloso y hortera que dominaba la sintaxis arrebatada y acelerada del blues. Y chulapón de tenesí. Claro está que la peliculilla atempera el carácter furibundo además de exprimir el almíbar hasta el celuloide jarto de colesterol made in hollywood. Después del espectáculo, reza el párrafo blasfemo, "The Killer" se dirigió al guitarrista sweet little (pederasta, según malas lenguas) y le espetó: "Ahora sal tú, negro hijo de puta, y supérame". Hay una lista larga de nicks que se parecen, adrede o no, a Chuck Berry. Aprendamos de los andares de Jerry Lee, alejándose, con la madera chamuscada a sus espaldas.

Aún queda noche (pese a la noble derecha), luna y...




...gatos. Convencido de que el mejor rock'n'roll en lengua sin imposición salió del abandono, playa, luminosis, humedad, salitre y
Sabino, Isabel, niña Isabel.




T.




"La vida es un deber que hay que intentar convertir en placer, como con todos nuestros demás deberes" (J. Joubert)



Dale, gashego, dale
.

(Escrito por Leve recaída)

Etiquetas:

 
[0] Editado por Bartleby a las 14:29:00 | Todos los comentarios 387 comentarios // Año IV
23 enero 2007
Caballo de Troya para Cthulhu
¿Qué es lo que más horroriza en los relatos de Lovecraft? ¿Por qué siguen siendo tan leídos a pesar de su lenguaje arcaico y una cierta puerilidad en los argumentos (a estas alturas, que ya estamos más que curtidos)? Por dos cosas, según los críticos: unas tramas basadas en la irrupción del horror en circunstancias cotidianas y cercanas, y la libertad que dan a la imaginación las descripciones de horrores inconcebibles e inimaginables (que obviamente la mente del lector se empeña en concebir e imaginar). No suele haber señales de que los protagonistas estén pisando la frontera de lo sobrenatural, no hay avisos ni para ellos ni para nosotros, pero ahí están las garras y los tentáculos y los pseudópodos y los colmillos, y por fuertes, inteligentes o inocentes que sean los personajes, no pueden escapar.

Algo así pensé cuando comprendí las implicaciones del artículo que estaba leyendo. New Scientist no es una revista de la línea verde militante, y tampoco se dedica a las jeremiadas como estrategia de ventas; será por ello por lo que me pilló despistado, supongo. Alguna excusa tengo que poner.

El comienzo, tranquilo como la campiña inglesa tras un chubasco de verano. Hasta ligero: unos equipos de investigación dedicados a estudiar el DNA que no existe, tan peligroso que su presencia significaría la destrucción más o menos inmediata de la célula que lo albergara. Como la teoría de los números imaginarios, pero en genético. Hilando con aire.

Pero eso ya existe, creo recordar. En genética se estudian los alelos letales: variantes alternativas de un gen en un mismo locum que en su caso producen la muerte del individuo uni o pluricelular. Anda que no han hecho sudar los dichosos alelos, dominantes y recesivos, a los estudiantes en los exámenes, esos árboles familiares que no podían ser, ratones amarillos bailando en los apuntes; al final claro, muerte fetal y desaparición de los teóricos descendientes Es malo ser homocigótico si eres un ratoncito amarillo. Así que debe ser otra cosa. Sigamos leyendo.

Una aguja que no está en el pajar, eso dice aquí. Pues con todo el DNA basura que vamos acumulando evolutivamente, estamos apañados. No, tampoco es una bomba de relojería epigenética. Cadenas y secuencias que sean imposibles no por su estructura sino por su transcripción (como esos hechizos o invocaciones que nunca, bajo ningún concepto, deben ser pronunciados). Para ello, se han fabricado un superprograma que escribe todas las posibles combinaciones de nucleótidos, y buscan las que no están inscritas en la base de datos de Genbank.

Esto tiene que tener alguna utilidad práctica; si no, lo mismo nos daría inventar la radio a colores. Dice el artículo que la gracia es identificar secuencias que sean letales para unas especies pero no para otras. De momento ofrecen como resultado el crear una base de datos de contraste forense, pero enseguida concretan que es una posibilidad derivada de la investigación principal: ya que hemos identificado secuencias principales, la usaremos como fiel contraste en investigaciones de causas criminales. Esto suena muy CSI pero no tiene nada que ver con los genes letales. Segunda opción: incluirse en la secuencia de organismos genéticamente modificados de forma que, cuando interese, estos se activen y acaben con el organismo (este maíz se autodestruirá…). No añade nada a lo que está usándose actualmente con la tecnología Terminator, esa que se incluye en las nuevas variedades para asegurarse de que la patente del trigo o la soja siga siendo de Monsanto: o les compras a ellos abonos, herbicidas y tractor o lo mismo te daría sembrar piedras del río.

Seamos optimistas, me dicen. Para incluir este gen letal en un organismo tienes que utilizar un vehículo, generalmente un virus portador, es decir, un virus al que hemos vaciado de su material genético y le metemos el nuestro, y va el virus por ahí haciendo de nave de marcianitos colonizando asteroides. Podemos usarlo para destruir plagas bíblicas y neotestamentarias. En vez de andar pegando tiros a los nidos de procesionarias, se rocían con el cultivo y cuando vuelvan al pino será para no salir más. O las plagas de mosquitos: unas gotitas a los charcos o un poquito en la piel y mosquito multipatitieso. Y no digamos hongos o enfermedades de las plantas, que no te dejan más alternativa que medio intoxicarte o ver como se quedan en cuatro hilachas negruzcas. Esto ya me convence más. Puedo hasta imaginar una aplicación médica, un tratamiento que inyecte los genes en los enfermos y que vaya contra el microorganismo patógeno. Ante los avisos que llegan de las nuevas resistencias y oleadas de casos de tuberculosis o sífilis, mejor ir preparando una nueva línea de defensa, que los antibióticos no van a servir más que para engordar vacas. Si programamos el gen letal para que se active una vez asegurado que la gran mayoría de los gérmenes a destruir están inoculados, bastará una dosis mínima para no ya frenar sino curar la enfermedad. Debería sonar a cantos angelicales en el oído de los patrocinadores, como un ensalmo. Supongo que estará incluido en los programas del Ministerio de Sanidad, o al menos de Agricultura.

No, el ministerio que ha dado la subvención es el de Defensa. Rayos, para qué les interesará, porque lo del identificador genético no es demasiado coherente con sus objetivos. Los ministerios de Defensa están para lo que están y se dedican a lo que se dedican: investigar cómo matar o herir más y evitar que te maten. Pues igual que averiguan qué proteína es letal para los mosquitos o las procesionarias, pueden obtener las secuencias para ratas, ovejas… o humanos. Podemos dejarles sin rebaños, sin bandadas de patos ni gallinas en el corral, acabar con sus camellos, y que mueran de hambre ellos y sus colaboradores. Incluso, en un ejercicio de genocidio oculto, evitar que se reproduzcan: contagiamos a los padres de forma que sean sus hijos nonatos los que expresen el gen letal y acabando en muerte fetal, volviendo a la situación que antes hemos mencionado al hablar de los alelos letales. Un alelo letal incluso en heterocigosis (aportado por uno de los dos progenitores) es perfectamente posible. Y sin muertos despanzurrados ni bombas, todo íntimo como el beso de una amante furtiva. Simplemente, no habrá mas niños, y los enemigos se extinguirán en una generación o dos a lo sumo. Si quieren sobrevivir como grupo, tendrán tal vez que tomar el antídoto o suplemento que sólo conseguirán llevándose bien con los poderosos, la antiproteína que inactive la molécula, tic-tac, tic-tac, tic-tac…

En épocas antiguas, las grandes venganzas incluían matar a todos los hombres, mujeres y niños de la tribu, sacrificar sus rebaños y animales, destruir sus casas y arar sus campos con sal para que su memoria se extinguiera, que ni una gota de sangre impura manchara a los vencedores. Volvemos al horror, al horror. Tras las batas blancas y los despachos están los asirios afilando las espadas y esta vez se asegurarán de que los enemigos no tengan futuro.


(Escrito por Mandarin Goose.)

Etiquetas:

 
[0] Editado por Protactínio a las 8:23:00 | Todos los comentarios 397 comentarios // Año IV
22 enero 2007
Aventura española

Las treinta personas que ocupaban el avión del vuelo charter que estaba a punto de despegar del aeropuerto de Zurich, no podían disimular aquel remolino intestinal que les embargaba. Atrás quedaban los preparativos, las charlas, los consejos previos para que la empresa que estaban a punto de acometer les resultara totalmente satisfactoria.

Todo estaba previsto para que quince de ellos actuasen por la noche. Se trataba de las personalidades menos decididas y con más escrúpulos. Casi todos rondaban los sesenta y ni siquiera habían pisado otra tierra que no fuera la de Guillermo Tell. La otra mitad, individuos de entre cuarenta y cincuenta años a los que se sumaban un par que acababa de alcanzar la mayoría de edad, más decididos y sin tantos remilgos como sus compatriotas, actuarían a plena luz del sol.

La aventura española incluía viaje en avión con alojamiento en hotel de tres estrellas además de grabación en vídeo de la acción. Porque una cosa era poder comentárselo a los amigos y otra distinta probar que lo que se contaba era cierto. Dos representantes de la agencia que organizaba el viaje se encargarían de plasmar en imágenes las intervenciones de los treinta suizos.

La llegada al aeropuerto del Prat se produjo a las 14.30 horas. Un vuelo plácido sin apenas turbulencias. El traslado al hotel fue rápido. El horario se estaba cumpliendo a rajatabla. En tierra española, pero con precisión suiza. No en vano, las cinco de la tarde era la hora fijada para la actuación del grupo de los diurnos. El resto procedería a las nueve de la noche.

Cuando la puerta del hotel se abrió a las cinco de la tarde, quince ciudadanos suizos se dispusieron a realizar una actividad que en su país, aunque físicamente no habrían tenido dificultad en realizar, moralmente les habría resultado imposible. Encorsetados por una educación inflexible, aquello les permitiría experimentar un desahogo inaudito, como habían asegurado cientos de compatriotas pioneros en semejante disciplina.

Quince calles para quince helvéticos: Paseo de Gracia, calle Pelayo, La Rambla, el Paseo de Colón… Cada uno escogió un lugar determinado. Además de la acción en sí se pretendía demostrar el enorme espacio de impunidad en el que podían moverse.

Günter Schlecker, un fornido farmacéutico de Ginebra, no acabó de creerse la magnitud de su proceder hasta que, dos horas más tarde, el representante de la agencia le mostró las imágenes que corroboraban su comportamiento. ¡Lo había hecho!

Cuando los quince primeros pusieron en antecedentes de sus acciones al resto de compatriotas, incidieron sobre todo en la sencillez y naturalidad con la que se podía realizar la maniobra. Ni uno solo había tenido que enfrentarse con una mirada de reproche por parte de los nativos. Animados por aquella información, que no hacía sino ratificar lo que la agencia les había explicado en el cursillo previo, el grupo nocturno se sintió más relajado y dispuesto a encarar la aventura con algo menos de presión.

A las diez de la noche, los quince suizos salieron del hotel para emprender la actividad con la que habían estado soñando durante tanto tiempo. Amparados por la noche y la complicidad de unas farolas de baja potencia iluminadora, el grupo llevó a cabo su misión sin ningún problema. El resultado fue bastante parecido al de sus predecesores. A Heike Bierbaum, una pastelera de Basilea, le fue imposible reprimir un gritito durante la acción. Lo explicaría más tarde comparando la sensación con el instante el que se te escapa de las manos un vaso que posteriormente sabes que va a estrellarse contra el suelo.

Las treinta personas del vuelo charter que estaba a punto de aterrizar en el aeropuerto de Zurich tenían clara una cosa: iban a recomendar aquella experiencia a sus familiares y amigos. Menudo subidón. Pedazo de chute liberador. Todos regresaron a su país descargados de aquella presión que ahora les permitía ver las cosas desde otra perspectiva. Porque por primera vez en sus vidas todos habían lanzado un papel al suelo.

(Escrito por Goslum)

Etiquetas:

 
[0] Editado por Tsevanrabtan a las 8:30:00 | Todos los comentarios 414 comentarios // Año IV
21 enero 2007
En el día de Santa Inés
Buenos días, señores y señoras:

El asunto que nos trae hasta aquí es que es domingo y los jefes de este nickjournal, a quienes llamaremos para abreviar "las cuatro plumas" como el título de aquella famosa novela y película que fuera en su tiempo, nos quieren hacer trabajar hasta los domingos, festivos y días de guardar cama.

Pues, no. Les proponemos un concurso para que ustedes se lo curren mientras nosotros nos vamos a tomar gambas y cervecitas por esos bares de Dios.




Hoy es el día de los blogos de Oro.

Premiaremos con un Blogo de Oro a quien escriba el mejor palíndromo, un ejemplo: ísa asa así.

Segundo Blogo de oro, especialidad oximorones de la frontera, al mejor oximorón, un ejemplo: la nieve es negra de narices...

Otro Blogo de oro y placa Pedro Lacón de Oro al mejor jeroglífico.
Un ejemplo: apellido de político español: ................ (solución, Blanco)
O, apellido de político español que leído al revés siempre comienza en paz...

Premio especial consistente en Blogo de oro con insignia e incrustaciones a quien rellene los espacios vacíos de diálogo entre Verse y Lacónico, un ejemplo,

- ¿tiene usted idea, querido Verse, de que demoños hacemos aquí? ( y contesta Verse...)

Ah, los insultos restan puntos ¿eh?... en fin... y para terminar, porque nos está dando una vergüenza terrible, Blogo de oro y Tupper de cabritilla a quien llegue al post número 10 que se dice pronto.

Bueno, lo mejor es que ustedes escriban lo que les de la gana, pasen de nosotros y disfruten de un feliz día de santa Inés (del alma mía)...


...durante la noche un castillo de naipes a duras penas se reconstruye, mientras los cantos de la baraja ligan el cuerpo a la vida se puede volar, ser feliz, morir, caer al vacío o hacer el amor con Scarlett Johanson. Cuando alguno de ellos se hace realidad, parte de la vida se desmorona. Pompas de jabón...



JUEGOS (otra tontería mía)


Que William Escribió, Reinó, Triunfó Y Universal, Ilustre Obra Pergeñó Asombrosamente. Shakespeare Divino Fue, Genial, Humano, Jubiloso, Kármico, Luz, Ñublo, Zumbón, X,(por enigmático) Clarividente, Vital, Bravísimo. Nadie Mejor...

Texto que ajusta sus palabras al riguroso orden de las letras del teclado del ordenador, es decir, QWERTYUIOPASDFGHJKLÑZXCVBNM.


Manuel No Brilló Viviendo Con Xena. Zafio, Ñoño, Lerdo; Kafka Jugaría Humillándole Grandemente. Fue Desgraciado Sin Advertir Porqué. Orgulloso, Indiferente Urdió Y Trabó Relaciones Enfermizas. Wilfredo Quísole.


Texto que ajusta sus palabras al riguroso orden de las letras del teclado, pero de abajo arriba, es decir, MNBVCXZÑLKJHGFDSAPOIUYTREWQ

Lo de la peli de la señorita Escarlata, me parece mejor para otro momento, que no está el horno para bollos.


(Ilustrado y escrito por lacónico y verse)

Etiquetas:

 
[0] Editado por Mel ha desaparecido a las 8:10:00 | Todos los comentarios 176 comentarios // Año IV
20 enero 2007
Corazón
¿Es la infancia la patria del hombre, o lo son sus lecturas infantiles?

Conforme me voy alejando de la infancia se difuminan y mezclan los recuerdos como si ésta se comprimiera, y ya no soy capaz de precisar si el cambio de colegio fue a los siete, a los ocho o a los nueve años o si tenía doce o trece cuando besé por primera vez a una chica. Sin embargo tengo como postes clavados en la memoria mis primeras lecturas. Me veo en mi habitación, con cinco años, metido en la cama y tapado con una colcha de cuadritos rojos, leyendo el primer libro. Aún lo conservo: Corazón. Diario de un niño, de Amicis. Es una primera edición, de papel ya amarillo, traducida por H. Giner de los Ríos, revisada por el autor y editada por Librería de los Sucesores de Hernando. Hermenegildo Giner de los Ríos tradujo otros libros y fue, como buena parte de la familia, pedagogo y escritor y autor de manuales con títulos terribles como Elementos de Ética ó Filosofía moral: precedidos de unas nociones de Biología y arreglados para la 2ª enseñanza.

Hacía mucho que no ojeaba el libro y nada más abrirlo entro en un terreno íntimo y profundamente clavado en mi memoria: comienzan a desfilar por sus trescientas páginas los compañeros del pequeño “autor” del diario: Roberto, el calabrés, Garrón, Coreta, el albañilito y los héroes infantiles de los “cuentos mensuales” insertados en el diario: El pequeño patriota paduano, El pequeño vigía lombardo, El tamborcillo sardo, Naufragio… y cómo no, De los Apeninos a los Andes. Y otros héroes de la época: Garibaldi o el rey Victor Manuel… El libro es sensiblero, muy influido por Zola, pleno de efervescencia patriótica y tosca pero eficazmente socializante: el respeto al maestro y a los padres, el compañerismo, la solidaridad, el sacrificio, la abnegación, la justicia… Un catecismo laico para niños.

Después llegarían otras lecturas, como Verne y su Viaje al centro de la Tierra, que me impulsó a coleccionar minerales que perdí en alguna mudanza, o Stevenson y La isla del Tesoro y Las aventuras de Huckleberry Finn de Twain, que me llevaron a naufragar en un pantano después de construir una precaria balsa con palos y neumáticos…

Hay gente que asocia canciones con acontecimientos en su vida: yo asocio libros. Tengo mi infancia y adolescencia clasificada por lecturas: Moby Dick es un frío invierno, doce años, una muela rota y un dentista carnicero. Los Cinco son fines de semana en una casa de La Vera y una biblioteca municipal húmeda y vacía. El Señor de los anillos me lleva a los catorce y a un verano de amor adolescente. La guerra del fin del mundo y El Señor de las moscas a COU y el primer desengaño sentimental. Antes El rojo emblema del valor o El último mohicano me mantuvieron en vilo largas noches, por distintas razones que Frankenstein o el moderno Prometeo de Shelley, leída a los 15 a la luz de un quinqué en Formentera. Otros libros leídos poco después, como El camino más largo y La Tribu, de Leguineche, o Todos los hombres del Presidente, de Woodward y Bernstein, acabaron por inclinar mi vocación hacia uno de los dos polos entre los que oscilaba… Y no sigo hablándoles de libros, que les cuento mi vida.

(Escrito por Incorrecto.)

Etiquetas:

 
[0] Editado por Protactínio a las 9:16:00 | Todos los comentarios 172 comentarios // Año IV
19 enero 2007
Top-less con melodrama
No se asusten: no soy un fantasma, sino yo mismo, AS, el mítico, el de siempre. Me pasa lo que decía Savater del comunismo, a propósito de sus fluctuantes rebrotes tras la caída del muro: que no es que haya resucitado, sino que estaba mal enterrado. Definitivamente, debo de tener una mezcla de mal karma budista y conatus spinoziano que me veda esa paz última de la desaparición... Contra lo que pudiera parecer, el cierre del Nickjournal originario no me sirvió de ayuda: pese a encontrarme ya acomodado en el ataúd, me dejó con el pie flotante y con el mismo desasosiego que a todos. Logré vencer el impulso de caer en el Nickweek; pero entonces recibí la invitación de los promotores del nuevo Nickjournal y ya no pude resistirme, entre otras cosas porque me pareció un hermoso proyecto. Así que aquí me tienen: en esta sábana poco santa que a partir de hoy acogerá periódicamente (¡en exclusiva!) mis jubilosos estertores.




Y lo primero de lo que debe hablar este AS redivivo (¡sus fans no le permitirían empezar por otro sector del producto!) es del gran tema *asístico* de estas dos semanas: ¡la gallega de Cancún! Es curioso y sumamente morboso el modo en que Interviú (nunca dejaré de envidiar el apellido de su director: Cerdán, toda una declaración de principios) nos ha ido ofreciendo las fotos. En la primera entrega, tuvimos a una gallega artificiosa y pasada a tope por el photoshop: era como el elefantito de silicona, pero con tetas (no de silicona). En esta segunda, ya hay detalles naturalistas: ciertas irregularidades en el color de la piel, alguna insidiosa verruguita... En ambos lotes, sin embargo, predomina el melodrama del rostro. Ese rostro compungido no es un poema, sino justamente eso: un melodrama. Uno puede asomarse a una película de Berlanga por él (se trata, sí, de un melodrama castizo). Las estrecheces económicas de la peluquera y el marido (¡con lo imposibles que están las hipotecas!). La inesperada oferta de Interviú, que cae como una genuina "proposición indecente". Los debates de mesacamilla dentro del lecho conyugal. Las (sospechamos) poco convincentes reticencias iniciales del marido y el (sospechamos igualmente) secreto alivio cuando comprueba que su esposa está dispuesta a inmolarse tal Juana de Arco del top-less en la hoguera de la opinión pública... Y luego los incómodos *flecos prácticos*: la sesión fotográfica (¡el maquillaje, los focos, el fotógrafo de la melenita!), el cheque, la frialdad del cheque, la llegada a los kioskos de la revista y el eterno crepitar de las llamas durante la semana entera... Si no recuerdo mal, se fueron a Cancún a pasar la luna de miel. Pero me da a mí que estas fotos son ya el comienzo del divorcio. Lo malo es que ni siquiera habrá película: ¡se lo comerá todo la televisión!

(Escrito por AS)

Etiquetas:

 
[0] Editado por Bartleby a las 9:38:00 | Todos los comentarios 248 comentarios // Año IV
18 enero 2007
Los jueves, milagro.
Los jueves, milagro, porque los jueves libramos.

Nos vamos a pasear por la
casa madre y allí os esperamos.



 
[0] Editado por Bartleby a las 9:03:00 | Todos los comentarios 0 comentarios // Año IV
17 enero 2007
Malditos y Perdedores
De entre todas las formas y subclases de malditismo es sin duda la del perdedor la única que produce náusea. Frente al maldito dionisíaco -el bebedor compulsivo de experiencias, el adicto a la vida que, despreciando los valores dominantes desprecia también implicarse en cruzada moral alguna, tomando de la realidad lo que le agrada e ignorando el resto-; diferente asimismo del maldito apolíneo -identificable también como 'enfant terrible', que no es sino un reformador ajeno a las escuelas y que, por tanto, clama en el desierto, casi feliz, sus valores a contracorriente-, el perdedor es alguien que, creyéndose equivocadamente genial, viste su inepta vacuidad de incomprensión ajena y achaca su marginación a la eterna, proverbial e inexistente conjura de necios, ignorando que el verdadero genio barre de un manotazo o de un soplido a cuanto necio se encuentra en su camino.

Carente de talento alguno, en el perdedor se hace carne el 'esse est percipi', pues todo su ser consiste en su estética huera. Es figura que sólo sirve como personaje; que en un libro o en una película puede brillar iluminada por el saber del autor y la dignidad que de su mano le proporcione la trama, pero que en la vida real no pasa de ser un ente amorfo que se alimenta de la imagen que tiene sí mismo -y que en ningún modo se corresponde con los hechos. Llamarlo, pues, loco es lo más benevolente que de él puede predicarse.

No ha habido jamás un verdadero maldito que -siquiera en un ámbito reducido- no haya triunfado, imponiendo o cuanto menos transmitiendo a otros sus ideas o su memoria, y en ellas la chispa de la rebeldía, de la novedad. Incapaz de tomar las riendas de su vida, el perdedor ignora en cambio que no lo arropan texto ni argumento, que su derrota permanente, falta de cualquier grandeza, se debe tan sólo a sus carencias, a sus incapacidades, a su inabarcable nada. Esa nada es el sello de este espurio maldito, de quien se dice perdedor; su firma inconfundible: un arabesco de aire.

Aturdido con mitos y espejos benévolos de su propio salón -ante los que ensaya los gestos que repetirá en el bar, que confunde con la vida-, el perdedor es un inútil siempre vestido para carnaval que no tiene el valor cobarde de arrojarse por una ventana ni de darse a sí mismo el duro nombre que realmente le corresponde y que nunca nadie le oirá pronunciar: fracasado.

No sé a ustedes; a mí, la nueva normativa para no fumadores del blog de Arcadi Espada me ha llevado a visitar con mayor frecuencia y aprovechamiento otros sitios que ya conocía, y a descubrir con sorpresa nuevos navegantes. Quizás habría que pedir a la oficialidad unos enlaces en el lateral -a la manera de los que aún ornan la proa del pecio cucurbitáceo. En uno de esos buceos encontré una sugerente entrada:

jueves 4 de enero de 2007

¿Qué es una especie?

La posibilidad de cruce entre macho y hembra nos indica que estamos hablando de la misma especie, pero no nos dice nada sobre la especie. Es como si me hicieran saber que el animal escondido en esta caja tiene la misma forma que el que se oculta en aquella. ¿Qué sé "a priori" de ambos animales? Nada relevante, nada concreto, nada empírico. Todo lo que pueda descubrir de común en ellos observándolos se fundará, pues, en un prejuicio.

La regla de la interfecundación, simulándose "a priori", es en realidad "a posteriori", hecha en base a la asociación entre semejanza y origen. Sin embargo, existen los monstruos: las mutaciones en las que la evolución se sustenta. ¡Aporía! No sabemos qué es una especie. ¿Cómo afirmar que evolucionan?

Reconozco que me pegué un ratito con la bestia, el ridículo de mis manotazos inanes. El aire ya me faltaba y tuve que ascender. Después pensé: imaginemos que tiene razón; que él -y Dawkins, para su sorpresa- tienen razón en esto; que, tal como sucede, por ejemplo, con la división del espectro en visible e invisible, se trata de un corte meramente operativo en la radiación electromagnética, tan antropocéntrico como falso; que algún día, así como hoy se sabe que no hay éter, se sabrá que no hay especies. Ni, por lo tanto, la humana.

Todavía le doy vueltas. Ahí lo tienen, para que también ustedes se entretengan.



Demasiado tiempo bajo cubierta; aquí me marea el aire.

(Escrito por Mercutio.)

Etiquetas:

 
[0] Editado por Protactínio a las 9:00:00 | Todos los comentarios 302 comentarios // Año IV
16 enero 2007
Química del amor o amor a la química
(August von Platen)
No hace mucho tiempo, alguien comentó en los paralelos blogs durante las jornadas de incertidumbre, que “qué bien escribían los de ciencias”, elogiando el estilo y el contenido de alguna portada bloguera. Y no es baladí. Estamos viendo que, igual que en el siglo XX médicos, economistas e incluso ingenieros, se pasaron sin ambages al texto literario, más destinado a los bachilleres de letras, hoy, además de que haya mucha incorporación de preocupaciones científicas en escribidores letrados, por eso de la tercera cultura o por pose, incluso científicos puros, y duros, físicos y químicos, no sólo se dedican algunos a la alta política sino que otros escriben novelas postmodernas donde el conocimiento científico se adhiere y forma parte de la trama a costa incluso de lectores potenciales, novelas por cierto harto saludadas con parabienes por críticos exigentes.

Pero el fenómeno no es nuevo. Ni tan fecundo como en otros tiempos. Y traemos a colación un ejemplo transcrito por el buen polígrafo Walter Benjamín, a quien tanto debemos. En ‘Personajes alemanes’ escribe: “En los tiempos del primer Romanticismo se dio una densa red de relaciones, no ya sólo filosóficas sino incluso personales, que incluían tanto a científicos como a poetas. Espíritus unidos merecieron por ambas partes un interés filosófico-científico que no hacía sino crecer”. Y para justificar un paradigma de singular y tensa amistad, que se distingue de otras por la exclusividad con que “acertaron a representar a aquella generación de investigadores a la que ni la filosofía ni la poesía habían logrado aún eclipsar del todo, aunque ya empezaba a mostrar síntomas de agotamiento y a vagar entre la niebla”, la del poeta von Platen noble, disoluto, invertido y fatal, tal y como Thomas Mann lo retrató en el cuento ‘La muerte en Venecia’ y el químico Liebig, futuro padre de la química agrícola, que habían estudiado y convivido en Erlangen durante el tardorromanticismo, Benjamín reproduce en el citado libro una carta que no tiene desperdicio:


Carta del químico J. von Liebig al poeta A. von Platen

“París, 16 de mayo de 1823.

Querido amigo:
Ya tienes en tus manos mi última carta. Esperabas que la acompañara un retrato mío que anuncié que te mandaría. No es culpa mía sino del artista, que todavía no lo ha acabado. ¿Evitará esto que echemos una parrafada juntos?

(Justus von Liebig)
Es una cuestión indiscutible que el tiempo, la temperatura y otras contingencias exteriores poseen una decisiva influencia sobre el pensamiento, y también, por lo mismo, sobre el acto de escribir cartas. El hombre sucumbe ante estos influjos a pesar de su imperioso yo, y se halla afectado por la higrometría en el sentido de que se alarga o se acorta según si se encuentra o no humedad en su entorno. No cabe duda de que en mí actúa ahora mismo un agente que me impulsa a escribirte necesariamente, pues de lo contrario habría tenido suficiente con pensar en ti o con recordarte. Pero pienso que seguramente no es un cometa que ha pasado cerca de nosotros el culpable, pues la brújula oscila como siempre y el calor viene a ser el habitual en el clima parisino de esta época. Las lecciones de Biot sobre la división y la clasificación de los tonos musicales tampoco pueden explicarnos esto, aunque ya me gustaría poder tocar la armónica ahora mismo para que tú oyeses unos tonos que te dirían cuantísimo te aprecio. Gay Lussac, el descubridor de las leyes que gobiernan los gases, no nos ofrece tampoco en sus lecciones explicación alguna, aunque me encantaría ser un gas que pudiera expandirse en el infinito: me contentaría con algo menos, expandiéndome hasta Erlangen para rodearte como la atmósfera. Por otro lado, existen unos gases que son tóxicos y otros que hacen aparecer figuras agradables. Yo sería un gas que causa el placer de escribir cartas y la alegría de vivir.

Beutang no podría tampoco, con su mineralogía, explicar esta necesidad mía, pues ha cortado con toda esperanza de obtener la piedra filosofal (que, sin embargo, como piedra que es al fin y al cabo, debería encontrarse en la mineralogía). Con todo, me encantaría tenerla, porque me ofrecería la posibilidad de darte toda la felicidad posible. ¿Tal vez Laplace con su astronomía? No, tampoco. Él sólo me enseña el meridiano en el que tú vives, pero nada me dice de tu buena estrella. Menos aún me explican, los descubrimientos de CuvierOerstedt ha conseguido, con su electromagnetismo, resolver este enigma? Tampoco. En la galvanización no se admite la existencia de polos, y yo siento que tú y yo somos polos infinitamente diferentes en esencia, pero que, por eso mismo precisamente, tenemos que atraernos mutuamente. Sólo se repelen cosas de la misma naturaleza.

Queridísimo Platen, ya ves que no encuentro nada que consiga explicarme este misterio. Te pido la solución en tu próxima carta. Te beso con todo el corazón,
LIEBIG”

[Coda: El conde August von Platen-Hallermünde dedicó veintiún sonetos a un estudiante de Erlangen (parece que Karl Theodor German). Dedicó también siete sonetos a "
sobre la naturaleza, los motivos que me mueven a escribirte, pues, por mucho ardor que ponga, un hombre bueno no puede encontrar ni un solo animal - mucho menos un hombre- que sea completamente igual a otro. Sólo me enseña que la naturaleza se desarrolla escalonadamente, y eso me permite observar cuántos grados estoy por debajo de ti. ¿Tal vez Cardenio" otro estudiante de Erlangen, que es descrito como joven, alto y oscuro, con unos labios carnosos. Posteriormente escribió sus famosos "Sonetos venecianos y otros poemas"].

(Escrito por Sr. Verle)

Etiquetas:

 
[0] Editado por Bartleby a las 8:50:00 | Todos los comentarios 183 comentarios // Año IV
15 enero 2007
Mascarada, violencia y subversión
(Yinka Shonibare, ‘Un ballo in Maschera’)
Al cabo de 40 años de terrorismo nativo la política antiterrorista se parece cada vez más a ese paisaje de la Islandia central que describía W.H. Auden con ironía: “el pedregoso, el más pedregoso y el pedregoso del todo. Las piedras (...) no son lo bastante grandes para impresionarte, ni demasiado pequeñas para negociar con ellas. Ni son pintorescas, ni tienen la menor utilidad.” Como una lluvia ácida sobre roca porosa, dos fatalismos se han asentado en la costumbre del Estado:

1º) la hegemonía del nacionalismo vasco, fundada sobre una larga y áspera desigualdad de derechos de los ciudadanos en ese territorio y la clandestinidad tolerada que una mitad de ellos sufren tanto en la vida cotidiana como en la política, en el bar y la escuela como en las urnas.
2º) la expansión de ese nacionalismo hacia las competencias -tan residuales como de ejercicio vergonzante- del Estado en el País Vasco, con un status de independencia de facto como objetivo viable a medio plazo, y hacia la ocupación de territorios vecinos como Navarra y… el condado de Treviño.

Los atentados terroristas forman parte de ese paisaje y cuentan con su ritual de duelo, encabezado por editoriales y columnas periodísticas que rizan el luto, y con sus plazos y trámites de amortización. Gana el partido que tenga más reflejos y habilidad para recuperar la oferta política de las rebajas democráticas: vida a toda costa, Estado y muertos incluidos. El duelo se acorta cada vez más y se exportan los cadáveres por vía aérea sin hacerles funeral que pueda comprometer imágenes de gobernantes. El Estado se reúne alrededor del cadáver -anuncio de que el suyo será el próximo- como una familia numerosa y descastada, cuyos miembros se apresuran a recordarse mutuamente que nunca se ven más que en los entierros y a prometerse estar más unidos, con la íntima convicción del mentiroso que se despide hasta el próximo e indiferente muerto.

Pero el hastío de tantos años hace que los aspavientos y su ritmo durante el funeral simbólico también cambien: ahora se exige unánimemente que el adiós a las armas de ETA sea inicio y no final de ruta, que las cesiones del gobierno se limiten a beneficios penitenciarios y medidas de gracia, por este orden y contra ratificación de ese adiós por parte de los terroristas. Y se excluye cualquier precio político, excepto el que se viene pagando desde la restauración de la democracia, las letras por el pecado original de la dictadura. Pronto se aceptará que esas condiciones previas y concesiones tasadas sean simultáneas con la renuncia a la violencia, en un nuevo proceso tácito protagonizado por mediadores y adornado por mohines de soberbia de “los que saben y, por tanto, callan”.

(Orlan, serie African self-hybridation)

Es significativo observar cómo está ausente de cualquier análisis político o mediático el antiguo lugar natural –geográfico y cultural- de expansión del nacionalismo: el País Vasco francés. La política del país vecino ha sido la de encerrar entre dos férreos interrogantes –firmeza estatal y convicción social- el hipotético conflicto que le brindaba ETA. En cambio, nuestra respuesta es la gestión aplicada de una culpa indeleble, el mito de la opresión española hacia sus naciones irredentas, y se ha traducido en una generosa importación de pretensiones territoriales hacia nuestras propias regiones.

Si hemos dedicado 30 años de democracia al duelo de las víctimas y al quebranto del Estado, contemplados por los violentos y sus rentistas desde el palco de la impunidad, bien podemos destinar una temporada a reconstruir un Estado que deshaga la ilusión del derecho al ‘ámbito de decisión vasco’ y a la anexión de nuevos territorios y competencias. Un Estado que se reivindique contra la hipoteca de la dictadura, de gestión infame por partidos políticos carentes de proyecto. Un Estado visible y no oculto, que salga de su propia situación de excepción y la devuelva a quien la ha implantado: el nacionalismo vasco, violento o pacífico; que recupere su institución y costumbre de manos de ese valido en lugar de seguir desapareciendo por omisión. Cuando la subversión es categoría del Estado, los atentados son accidentes.

Toda política gubernamental contra el terrorismo debe ser una política de Estado, en la que la defensa del contrato social y la costumbre democrática se plasme en la recuperación de los derechos perdidos por una parte de su ciudadanía y el ataque a los derechos ilegítimamente conquistados por una minoría. Y la esgrima de esa política es la convicción ciudadana y cohesión social que sólo surgen cuando gobierno y partidos hacen que la sintamos como propia. Otra vez hay que recurrir a palabras ajenas pero cuyo acierto las hace propias y la oportunidad, de todos: "No son los males violentos los que nos marcan, sino los males sordos, los insistentes, los tolerables, aquellos qué forman parte de nuestra rutina y nos minan meticulosamente como el Tiempo." (Cioran)

Etiquetas:

 
[0] Editado por Bartleby a las 8:38:00 | Todos los comentarios 133 comentarios // Año IV
14 enero 2007
Bajo tu hermosa mirada
Entre los años 1946 y 1947 el poeta y crítico W.H. Auden impartió un curso sobre Shakespeare que organizaba la New School for Social Research, en el Greenwich Village de Nueva York. Con gran afluencia de público, se leyeron todas las obras dramáticas de Shakespeare en orden cronológico, y, en conferencias semanales, Auden se ocupó de todo su teatro, a excepción de dos obras y sus sonetos. “Si por algún azar debiéramos quemar todas las obras de Shakespeare excepto una-y afortunadamente no es el caso- yo salvaría Antonio y Cleopatra.” Entre otras muchas sutiles cuestiones muy interesantes para el efímero lector, Auden señalaba que la obra evocaba el esplendor del mundo; el mundo es de veras glorioso... pero también sórdido.
“el error de Antonio y Cleopatra es general, ordinario, común a todos nosotros y a todas las épocas; es la mundanidad, el amor al placer, al éxito, al arte y a nosotros mismos, y, a la inversa, el miedo al aburrimiento, al fracaso, al ridículo, a equivocarse de bando, a morir.”
“en Antonio y Cleopatra, todos se niegan a sufrir; y como ha escrito Kafka: “te puedes mantener retirado del sufrimiento del mundo, se te da libertad para hacerlo y se corresponde con tú naturaleza, pero quizá ese retiro es el único sufrimiento que podrías llegar a evitar"




Causa causarum, miserere mei!

Dicen que estas fueron las últimas palabras de Cicerón. Lo que exclamó antes de que le cortaran la cabeza, mientras alargaba el cuello para recibir la espada ofreciéndose al verdugo. Plutarco cuenta que Cicerón marchaba en su litera “por las calles sombreadas por árboles hacia al mar”, escabulléndose de sus asesinos, pero lo pillaron gracias al chivatazo de un tal Filólogo. Uno de los sicarios, siguiendo órdenes de Marco Antonio, le cortó la cabeza y las manos con las que había escrito sus Filípicas. Se las llevaron a M. Antonio que, celebrando comicios en el Foro, hizo poner las manos y la cabeza de Cicerón sobre la barandilla de su tribuna, para espectáculo de los romanos.

Mira que es antiguo el mundo y, pese a ello, la libre expresión de las opiniones sigue estando muy mal vista y sus deudos continúan expuestos a la ferocidad más salvaje.

De ahí que produzca una rendida admiración conocer a quienes hablan alto y claro ante el poder y las pistolas.

Siendo domingo por la mañana, tras el biberón, B. habría colgado a Juaristi.

Etiquetas:

 
[0] Editado por Mel ha desaparecido a las 8:30:00 | Todos los comentarios 194 comentarios // Año IV
13 enero 2007
Entropías

Del glamour y Broadway, a la perfecta protagonista de una sitcom sobre los avatares de la sufrida clase media. A los dictadores populistas y sus secuelas secuaces, también parece gobernarles el segundo principio de la Termodinámica.




Ni siquiera el diario de referencia quiere hacer pupa. Cordones (umbilicales), Somalia y los freseros rumanos: editoriales intemporales, de los que se tienen en cartera, casi en base de datos, para días en los que no pasa nada.




En otros think-tank más opositorios, sin embargo, se ataca por simetría: más que aconsejar al PP una imposible inversión de la flecha del tiempo que llevara a la publicación del Manifiesto de ayer unos días antes, cuando todo empezó, se exige a UGT la inclusión, ab initio, de la libertad. De nuevo la entropía. Ambas cosas son, ya, inalcanzables. Y así estamos.





Hoy, otra vez, la niebla. Hace un momento, desde mi ventana. Estos días espesos si, además, son sabatinos, me llevan a la compañía de Sherlock Holmes, a la cocina –hoy, empanadas chilenas, un petit hommage a la Bachelet y a mi amigo W., que me dio la receta– y al descorche de algún vino disipante. Con el sol de mediodía, la niebla desaparece. Los poco dados a la lírica, intentamos explicarlo acudiendo de nuevo a cambios de fase, fenómenos de dispersión y potenciales químicos: entropía. El único motor. Si Tomás de Aquino la hubiese conocido, otro gallo cantaría.

Etiquetas:

 
[0] Editado por Protactínio a las 9:03:00 | Todos los comentarios 148 comentarios // Año IV
10 enero 2007
Manifiesto del nickjournal
Nick's Cafe

Todos los nicks, un nick y un destino: el Nickjournal. Tres años de relaciones no se tiran por la borda cuando han desatado una complicidad propia de los lectores avisados de los antiguos diarios. El encantamiento, el deseo y el aprecio entre los paseantes continúan. Cuando el invento es bueno, no se zozobra: se atan los restos y se recupera el rumbo. Trama de afectos, decía su fundador, que se urdió sobre otras tramas: de conocimientos y sensibilidades de náufragos en época de naufragios. El NJ ha sido una buena aguja de marear que hizo de esos náufragos buenos navegantes y embajadores. Refugio de raros y curiosos, tímidos y golfos, mirones y exhibicionistas. Ha sido puerto donde recalar de travesías ingratas, pero puerto felizmente abierto a las inclemencias de la opinión mutua.

Queremos mantener los reflejos y la espontaneidad propios de un foro diario y continuo. Una corrala de vecindad que con sus filias, fobias, asomos y tribunas, ha ido tejiendo una red de afinidades intelectuales, más que ideológicas, una elección de sensibilidades y un mercado de razones sin precio.

El nick hace al hombre como el Nickjournal lo querencia. Sin estabularlo, sin domarlo, pero con atracción por la sábana. Una sábana que aquí seguirá siendo transparente, para que se vean todas las razones, corazones, roces y tocamientos, si es menester. Un territorio abierto hasta el amanecer pero sin vampiros. Seguir siendo eco y caverna -ilusión que multiplica la realidad-, casino y diligencia de correrías.

Emprendemos esta aventura con el soplo de Chesterton: “La idea que no trata de convertirse en palabra es una mala idea y la palabra que no trata de convertirse en acción es una mala palabra.” Sin pretensiones ni tensiones, invitados todos quedan a esta caravana de colonos. Como no somos comestibles, la complicidad está asegurada.


Fdo.: La nickería a bordo

 
[0] Editado por Tsevanrabtan a las 23:42:00 | Todos los comentarios 251 comentarios // Año IV
06 enero 2007
Herramientas
Desde hoy y hasta nuevo aviso se disfruta de las siguientes herramientas

1. Servicios de enlaces: si escribe una dirección web, se crea un enlace automático y los lectores podrán pinchar y viajar. Podemos escribir por ti: <a href=""></a>

2. Servicio caliente de imágenes y vídeos. Si el enlace apunta a una imagen jpg o png el nickjournal hará maravillas: pulse sobre el enlace y el NJ mostrará la imagen. Si el enlace apunta a un tubo, hará lo mismo. No más ventanas adicionas. No más pestañas pestiños.

3. Servico de LaTeX. Si necesita explicar la trascendencia del número π no sufra más. Escriba en una línea dos símbolos dólar, continúe con su fórmula LaTeX favorita y cierre con dos símbolos dólar. Todo ello tiene que estar en la misma línea. Saltos de línea prohibidos. Recuerde que cada fórmula introducida reduce el número de visitantes al NJ en un factor 15,18776. El servicio entra en modo matemático. $$código LaTeX$$

4. Lista flotante. Si la lista de intervinientes le queda a trasmano el nickjournal trabaja por usted. Pulse donde pone «Han intervenido...» y la lista flotará y flotará sobre la página. La tendrá siempre visible a su derecha. Si trata de leer las contribuciones de un nick, también se creará automáticamente la lista flotante.

5. Servicio de citas. Puede citar a su autor preferido. El texto de la cita quedará resaltado. Desgraciadamente tampoco admitimos saltos de línea. Empiece con dos corchetes rectos de apertura y cierre con otros dos de clausura: [[cita]].

6. Servicio de hilos. ¿Quiere seguir un hilo? La primera línea que empiece por un número o por un número cerrado entre corchetes o paréntesis, o un número seguido de un corchete o paréntesis de clausura generará un enlace virtual al comentario de dicho número —si existiese—. Además, al lado del número de comentario aparecerán eventualmente flechas hacia arriba o hacia abajo. Una flecha hacia arriba significa que el comentario pertenece a un hilo que empieza antes. Una flecha hacia abajo significa que el comentario pertenece a un hilo que sigue. Pulsando sobre el número de comentario se retienen todos los comentarios que pertenezca a ese hilo.

7. Servicio de correo. Si quiere recibir en su cuenta de correo los posts que escriba en este NJ contacte con la dirección de abajo.

Fecha

A 2 de mayo del 2008

Etiquetas:

 
[0] Editado por Nickjournal Blogmaster (in the Darkness) a las 9:00:00 | Todos los comentarios // Año IV
05 enero 2007
Arriba y abajo
Las nuevas reglas son simples:

1. En la página principal sólo aparecerán los comentarios de usuarios registrados.

2. En el canal UHF —la página en la que se escriben los comentarios— se retienen todos los comentarios. No hay números, no hay formato, no hay registros. No habrá anónimos.

3. La base de datos de usuarios registrados es extensa. Pero seguramente habremos olvidado alguno. Un correo electrónico serviría para arreglarlo.

4. Las solicitudes de registro se tramitan por la dirección de correo del nickjournal. No podemos garantizar que se atienda siempre.

5. Promocionaremos o degradaremos a conveniencia y sin explicaciones pero esperamos y deseamos estabilidad.

6. Los botoncitos que ocultan mensajes siguen activos. La lista de intervinientes sigue activa. Básicamente hacemos como todo gobierno que se precie: pulsamos el botón por ti.

7. Lamentamos todas las inconveniencias que esto pueda causar, especialmente a nuevos usuarios, pero hasta aquí hemos llegado.

Fecha

Publicado originalmente el 29 de abril del 2008

Etiquetas:

 
[0] Editado por Nickjournal Blogmaster (in the Darkness) a las 9:00:00 | Todos los comentarios // Año IV
04 enero 2007
Expulsados y otras inexactitudes
¿Recuerdan?. El punto 4 es claro: las utilidades desaparecen al recargar. Por otra parte cuando uno oculta un nick sólo lo hace en su navegador y no en el del vecino.

Pero, he aquí una nueva diferencia entre administrador y administrado. El administrador puede ocultar los posts de un nick a la vista de todos y por mucho que le den a recargar. Ese es el sentido de los expulsados.

Inicialmente se pensó en utilizarlo para diversión (imagínense el efecto de darle a publicar y no verlo publicado; por ejemplo, y sólo por diversión en Fedeguico) o como exclusión temporal. Estaba en disposición de uso desde el mismo momento en que se instalaron el resto de aplicaciones de administración de nicks. Sin embargo hasta estos últimos días sólo se uso una vez: en la noche electoral Adrede posteó al final de la noche muchos mensajes con el mismo texto: «Fulanito: ja ja ja» donde Fulanito respondía a sus cuitas personales. Se «expulsó» y sus comentarios dejaron de verse en la página del nickjournal. Se publicó un post que decía: «Nickjournal Blogmaster in the shadow: ja ja ja». La «expulsión» duró poco tiempo.

Expulsión no es expulsión

Llamar expulsión es llamar demasiado. Realmente sólo se ocultan los comentarios. En ningún caso se borran. Y vuelven a aparecer cuando el nick desaparece de la lista de expulsión. Además, sólo tenemos control sobre la página principal del nickjournal: Lord Bloguermort nos impide controlar la pagina en la que se escriben los comentarios y allí están todos, «expulsados» y no «expulsados», sin numeración ni halo protector ni nada.

Control de plagas

Posteriormente, en estos días hemos sufrido un ataque destinado a quebrar la intranquilidad del blog. El ataque ha consistido en generar diferentes usuarios blogger que se alimentan unos con otros con la única característica de alimentar las filias y fobias personales y de acaparar toda la atención del blog. Acaparar el blog hasta hacerlo intransitable.

Sin ningún tipo de contemplaciones hemos ocultados estas identidades y la página del nickjournal he seguido siendo un lugar transitable. Obviamente estos comentarios siempre han estado disponible sen la página de escribir comentarios. No obstante hay que aclarar que algunos de ellos, especialmente ofensivos fueron eliminados definitivamente. Las salidas de Adrede y de Al59 tienen indirectamente que ver con comentarios vertidos por este troll y por nuestra forma de actuar ante ellos.

Somos claros: seguiremos luchando contra todo intento de acaparar el nickjournal.

En esta lucha la prohibición de publicar comentarios anónimos ha sido temporalmente, esperemos que temporalmente, necesaria. En tanto que los comentarios anónimos estén prohibidos un troll necesita de crear diferentes identidades blogger. Consideren lo siguiente: el tiempo necesario para crear una nueva identidad es bastante mayor que el tiempo que necesitamos los administradores para ocultar.

Algunas cosas técnicas

Nuestras armas son las de blogger: hay identificación de comentarios y la usamos para hacer del nickjournal un lugar transitable. Usamos javascript. En tanto en cuanto blogger permita la ejecución de código javascript las utilidades perdurarán.

Cualquiera puede ver el nickjournal sin javascript. Basta con desactivarlo en su navegador: perderá numeración, halo, posibilidad de ocultar nicks, no verá la lista de intervinientes y verá todos los comentarios. Como en la página de escribir comentarios pero con un aspecto más favorecedor. Algunas veces, por errores técnicos, algunos navegadores no interpretan bien el código javascript y, realmente, muestran la página tal cual. Esto ha ocurrido en estos días con IExplorer y es posible que ocurra especialmente con IExplorer-7. No tenemos obligación de hacerlo transitable para todos los navegadores, aunque lo procuraremos: como ocurre con 9 de cada 10 dentistas, recomendamos encarecidamente el uso de Mozilla Firefox cuando sea posible.

To do list

Seguiremos tuneando el nickjournal para mejorarlo. Hace unos días presentamos temporalmente una utilidad para escribir fórmulas matemáticas con LaTeX. También tenemos pensado una utilidad para citar convenientemente otros comentarios. Esperemos que estén pronto y funcionen perfectamente.

Disclaimer

Este post es puramente técnico.

Fecha

Publicado originalmente el 30 de marzo del 2008

Etiquetas:

 
[0] Editado por Nickjournal Blogmaster (in the Darkness) a las 12:16:00 | Todos los comentarios // Año IV