<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d7974984536099633988\x26blogName\x3dNickjournal\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://nickjournalarcadiano.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://nickjournalarcadiano.blogspot.com/\x26vt\x3d2379119722696080509', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
24 enero 2010
La fábula de las abejas

De mediados de diciembre a la fiesta de Reyes Magos se configura en España (y en otros países de cultura hispánica) un periodo de tiempo dado al gasto en exquisiteces alimentarias, bebidas de postín y regalos intercambiados entre todos los miembros de las familias, sobre todo en juguetes para los más pequeños. Son gastos extraordinarios enjuiciados de forma diferente por unos y por otros. Los más puritanos, esos que siempre tienen algo que objetar a cualquier costumbre del pueblo, se rasgan las vestiduras porque creen
que más que gasto lo que se hace en las Navidades es un completo y absurdo despilfarro. Los fabricantes y comerciantes valoran esta costumbre de un modo harto diferente. Ellos suelen hacer su agosto en invierno y están encantados de poder rellenar huecos en sus a veces magras cuentas de resultados, aunque la verdad es que, desde la eclosión de la crisis que Zapatero no veía, no logran vender todo lo que quisieran. Parece que ni las rebajas lo van a conseguir.

En el programa Hoy no es un día cualquiera de Radio Nacional la directora y presentadora, la directora Pepa Fernández pidió la opinión de sus “escuchantes” sobre si creen que esta costumbre es un despilfarro. Despilfarro, derroche, gasto innecesario, consumismo desatado y otras lindezas se repitieron entre los que opinaron reflejando con ello que somos presa de un puritanismo estrecho y aparentemente virtuoso sin percatarnos de que este tipo de pautas de conducta gastiza son inherentes a todas las culturas y que, concretamente en la nuestra, constituye una fórmula inscrita entre los secretos de la prosperidad colectiva.

Por eso habría que recordar el brillante pensamiento de un médico de origen francés, nacido en Holanda, y que vivió en Londres desde fines del siglo XVII hasta su muerte. Me refiero a Bertrand (algunos lo conocen como Bernard) de Mandeville. Nació en 1670 y murió en 1733. En su longeva vida practicó el arte de la sátira social y política sometiendo a una crítica implacable las costumbres puritanas de su tiempo, heredadas de la Reforma luterana y que Calvino llevó hasta la exageración. Este cura suizo propuso una forma para él bastante segura para averiguar si un cristiano estaba predestinado a salvarse o a condenarse eternamente. La fórmula se basaba en asegurar que el éxito en la tierra es un indicador infalible de que quien lo alcanza puede estar seguro de ir a la Gloria. Y, a la inversa, quien no tiene éxito en la vida puede esperar condenarse en el Infierno después de la muerte.

El sociólogo alemán Max Weber, en su afán por encontrar las causas del capitalismo, adujo que la doctrina de Calvino es una de las más importantes. La prosperidad alcanzada por las sociedades calvinistas era para Weber la consecuencia del puritanismo, algo que para él quedaba confirmado por el hecho de que las sociedades no calvinistas seguían sufriendo los azotes de la pobreza. El atraso de España, la adelantada de la Contrarreforma aprobada en el Concilio de Trento, la sociedad más católica del orbe, era para Weber una prueba irrefutable de que la moral protestante es el fundamento del desarrollo capitalista de los países que abrazaron la Reforma.

Para cuando Mandeville se fue a vivir a Londres la Iglesia Anglicana ya estaba consolidada y con ella su conversión a la moral protestante, de un puritanismo tan acusado que llevó a las familias a una de austeridad para así asegurar que el día de mañana vivirían mejor y que, alcanzada la prosperidad y el éxito, se podían morir uno con la seguridad de que llegaría al Reino de los Cielos. Claro que, como siempre una cosa es la doctrina oficial que se dice seguir y otra muy distinta la que se sigue. Mandeville, dotado de una fina capacidad de observación, se percató de que, en efecto, la sociedad inglesa era tremendamente puritana en sus convicciones, sobre todo las clases medias burguesas, pero que, como siempre, las minoritarias clases opulentas se daban a todos los excesos que podían y llevaban una vida que a los ojos de la mayoría era una vida de depravación, vicios, derroches y despilfarros.

La más celebrada de las sátiras que escribió Mandeville se titula “La fábula de las abejas”, publicada en 1714, cuando en la sociedad londinense estaba en pleno auge la contradicción entre el puritanismo virtuoso de las masas y el despilfarro vicioso de las clases opulentas pero que, considerando la sociedad como un todo, no dejaba de aumentar la riqueza y el bienestar. Conocedor de la vieja fábula de las abejas, Mandeville la tomó como referente para poner en carne viva a los ojos de la sociedad de su tiempo que al criticar los vicios privados estaba atentando contra uno de los pilares de la prosperidad colectiva. De ahí que en el subtítulo de su extensa obra pusiera esta elocuente frase: “los vicios privados hacen la prosperidad pública”.

Para quienes no la conozcan transcribo a continuación algunas estrofas de la fábula de las abejas:

“Grandes multitudes pululaban/en el fructífero panal/ y ese concurso/ les permitía medrar/ atropelladamente para satisfacerse mutuamente/ la lujuria y la vanidad/ (…) /Ante la insistencia de los gritos/ de mueran los bribones/ húndase la tierra por sus muchos pecados/ Dios mío, si tuviésemos un poco de honradez. Júpiter, airado, movido por la indignación/ al fin prometió liberar por completo del fraude/ al aullante panal”

Las consecuencias de tal medida no se dejaron esperar. La obra, que como digo no es otra cosa que un comentario de la fábula ilustrado con los resultados del análisis de la sociedad londinense de su tiempo, sostiene que:

“Ni las cualidades amistosas, ni los afectos simpáticos, que son naturales en el hombre, ni las virtudes reales que sea capaz de adquirir por la razón y la abnegación, son los cimientos de la sociedad, sino que, por el contrario, lo que llamamos mal en este mundo, sea moral o natural, es el gran principio que hace de nosotros seres sociables, la base sólida, la vida y el sostén de todos los oficios y profesiones, sin excepción; es ahí donde debemos buscar el verdadero origen de las artes y las ciencias, y, en el momento en el que el mal cese, la sociedad se echará a perder si no se disuelve completamente”. En consecuencia, termina Mandeville, “los vicios privados, manejados diestramente por un hábil político, pueden trocarse en beneficios públicos”.



Cabe imaginar el malestar que la sátira produjo entre las clases bienpensantes de la sociedad inglesa ya que el autor de la obra la estaba acusando abiertamente de hipocresía por censurar aquello que estaba en la base del desarrollo sostenido de su riqueza, una riqueza de la que, como es sabido, participan más unos que otros, sí, pero que, a la postre, a todos beneficia. Tardó la sociedad inglesa en deglutir la provocación. Ya a fines del siglo XVIII, un profesor de ciencias morales de la Universidad de Edimburgo, logró agarrar el toro de la provocación mandevilleana por sus afilados cuernos y demostrar, en su universalmente famosa “Origen y naturaleza de la riqueza de las naciones”, que si de determinados actos privados se derivan tales beneficios esos actos no pueden ser malos porque, como por sus frutos los conoceréis, había que considerarlos buenos y virtuosos. Así que fue Adam Smith, el padre de la economía política, quien deshizo la paradoja aplicando el socorrido método del huevo de Colón: no puede ser vicio, sentenció, el egoísmo y la búsqueda de lo que a cada cual más le gusta si de ello se derivan tantas ventajas para la sociedad. Antes al contrario, propuso: aceptemos el egoísmo, consustancial al ser humano, y las conductas privadas de cada cual, ya que en ello se basa la dinámica económica que lleva al aumento imparable del bienestar, un aumento sostenido porque, cuando entonces, aun no se usaba para estos fines el confuso término de sostenible. Como saben quienes tengan nociones de economía, esta ciencia menor basa su desarrollo analítico en el homo economicus, una figura modélica, que refleja a quien, en pos de su máximo bienestar, se comporta de forma que genera las condiciones óptimas para la creación de riqueza para todos. No es preciso, por consiguiente, que exista una autoridad que regule el proceso estableciendo obligaciones legales de comportamiento pues que los seres humanos, en procura de su egoísmo, terminan suscitando la aparición de una especie de mano invisible que lleva al bienestar general de todos. No entraré en las críticas que ha recibido el modelo, sobre todo por el marxismo, pero lo cierto es que aun sigue siendo el núcleo duro de la economía liberal en tanto que las sociedades marxistas, basadas en la planificación central, han terminado fracasando estrepitosamente.


Los economistas de la escuela humanista de los años cincuenta y sesenta que fueron mis maestros de la entonces Universidad Central de Madrid la Facultad de Economía de la Complutense (pienso en Valentín Andrés Álvarez, José Luís Sampedro y Alberto Ullastres) recomendaban con mucho énfasis a sus alumnos la lectura de Mandeville. Pocos siguieron este consejo, si es que alguien lo siguió. Algunos, entre los que me cuento, la leímos cuando ya éramos profesionales. Fue entonces cuando comprendimos en profundidad la irrebatible originalidad del pensamiento de Mandeville, un médico que sin duda supo descubrir las raíces de la ciencia económica.

El escritor gallego Wenceslao Fernández Flórez escribió a mediados del siglo pasado una nueva versión, esta vez novelada, de la fábula de las abejas que recomiendo vivamente a quien no la conozca. Su título es “Las siete columnas”. El argumento presenta una visión real de la sociedad en la que hay desigualdades sociales y egoísmos que resultan a las gentes lacerantes así como vanidad, lujuria, gula, envidia y crímenes insufribles, pero también ráfagas de felicidad, bondad, bienestar, riqueza y hasta relámpagos de caridad o filantropía. Es decir, la vida real que todos conocemos. Pero hete aquí que un monje reza tanto y con tanta devoción que consigue atrapar a un demonio y pacta con él que solo lo soltará si erradica del mundo los siete pecados capitales. Cumplido el pacto, el narrador muestra un mundo sin egoísmo y sin maldad, pero decaído, fláccido, átono, sin vida, en el que la vanidad ha desaparecido, como la gula, la lujuria y todas las lacras que lastran la vida ordinaria de la sociedad, pero que va cayendo en una languidez que hace añorar el mundo que existía antes de la santa eliminación de los siete pecados capitales.

Un economista inglés logró aportar el diagnóstico que llevó a paliar los efectos de la Gran Depresión que sufrió el mundo a partir de octubre de 1929 aplicando el análisis económico. Keynes, que así se llamaba, se percató de que la caída de la demanda agregada (el consumo más la inversión) explicaba el repentino empobrecimiento de las economías más desarrolladas. En base a este diagnóstico propuso que el sector público supliera al privado invirtiendo en grandes obras públicas. El efecto multiplicador de la inversión aumentaría la demanda agregada en sucesivas oleadas y se pondría en marcha el círculo virtuoso de la riqueza. Con estas ideas el presidente Roosvelt modificó la política económica de la primera economía del mundo y así, dicen, logró poner las bases para resolver la crisis. Junto con los efectos de la II Guerra Mundial se puso en marcha una de las olas de prosperidad más largas de la historia, tanto que puede decirse que ha llegado hasta nuestros días.

Moraleja: Dejemos que cada cual haga lo que le gusta siempre que respete las leyes vigentes y abstengámonos de vociferar contra lo que los puritanos llaman vicios porque una sociedad que controla las costumbres privadas pone en peligro su propia viabilidad como sociedad sana, equilibrada y rica.

(Escrito por Desdeluego)

Etiquetas:

 
[0] Editado por Bartleby a las 9:00:00 | Todos los comentarios // Año IV



Nickjournal: 129


En esta página sólo aparecerán posts de usuarios registrados. Si quiere registrarse escriba a la dirección que aparece abajo. No prometemos nada pero pedimos perdón por cualquier inconveniencia que esto pueda causar.

Escrito por: Blogger goslum - 24 de enero de 2010, 9:09:00 CET

Wenceslao Fernández Flórez, tremendo escritor. He leido al menos un par de veces “Las siete columnas”. Magnificente.

 

Escrito por: Blogger Bremaneur - 24 de enero de 2010, 9:22:00 CET

Mirad lo que he encontrado en la Hippypedia:

Al159

Poeto y musicador estatal de izquierdas. El inicio de sus actividades artísticas se remonta a sus primeros años, cuando ingresa en la banda de jotas de la sección infantil de la Falange de su barrio. Su fervor por la Pilarica no es correspondido, y la Madre de España no le otorga el don de la voz recia y viril que se requiere para alabarla con una jota. Su voz meliflua es acompañada por unos dedos torpes que se enredan en las cuerdas de la bandurria. Pese a todo, es estimado en el grupo porque hace de recadero y mamporrero entre las parejas de la ahora Sección Juvenil de la Falange de su barrio. Cansado de lavar condones y aliviar a los mozos cuyas novias están de gira, virgen él todavía cuando ellas llevan varios kilómetros de polla encima y a ellos les mengua de tanto hincarla, decide buscar aires nuevos. Como venganza, viaja a Cataluña empeñado en aprender a bailar sardanas, pero fracasa. Pese a que la danza es sencilla, hay que levantar mucho los brazos y sus axilas huelen a establo. También hay que dar saltitos, y a él le botan las tetas, lo que supone motivo de chanza entre las féminas y, lo que es peor, a los músicos les entra la risa y no pueden soplar sus grallas. Además, no entiende nada y sólo aprende a decir "chisplau" y "què vols que te la peli una miqueta? [¿quieres que te la pele un rato?] Angustiado, abandona Cataluña, y un resentimiento de clase, un fermento revolucionario, le lleva a Asturias para aprender a tocar la gaita. Llega a Oviedo, pero allí nadie sabe tocar la gaita y le dicen que se vaya a Lugo. Se derrumba y bebe sidra hasta volverse medio loco. Desde entonces ve visiones, habla solo y no dice más que tonterías. El delirio, no obstante, no supone freno a su escasa inteligencia, y decide hacer de sí mismo un personaje atormentado y moralista, vagamente hippy. Después de su periplo sidresco, no puede tomar droga alguna, ya que inmediatamente se pone a cantar el "Cara al sol", pero él propaga a los cuatro vientos su atracción por las sustancias lisérgicas.

(Continuará)

 

Escrito por: Blogger goslum - 24 de enero de 2010, 10:19:00 CET

Por si alguien no lo sabia, para poner acentos con el teclado inglés basta presionar la tecla "Alt Gr" y la vocal en cuestión. Si se quiere poner un acento a una mayúscula, también hay que presionar la tecla de mayúscula.
Lo acabo de leer mientras buscaba solucion para colocar los acentos correctamente porque me sale este engendro (´´). Le he pasado todos los spywares habidos y por haber y me dice que estoy limpio. Puede que sea que haya tocado algo del teclado. Voy a seguir investigando. De todas formas, si le paso el corrector de Word me lo corrije bien, as´´i que el problema no es tan grave. Mas triste es robar.

 

Escrito por: Blogger Satur - 24 de enero de 2010, 10:29:00 CET

Vale es un cabrón, pero hay algo que me molesta y es la mala educación, yo siempre lo dije, nadie me hizo caso pero esta ahí como las gotas en la tormenta. Voy a iniciar una campaña, lo siento.

BREMANEUR ADMINISTRADOR PASALO

 

Escrito por: Blogger Satur - 24 de enero de 2010, 10:30:00 CET

VOTA BREMANEUR

 

Escrito por: Blogger Satur - 24 de enero de 2010, 10:30:00 CET

BREMANEUR FOR ADMINISTRADOR

 

Escrito por: Blogger Satur - 24 de enero de 2010, 10:32:00 CET

Ayer no pude escribir, qué pasa?

 

Escrito por: Blogger Fascitis necrotizante - 24 de enero de 2010, 10:49:00 CET

¿Pero es que hay alguien que todavía dude de que el aparente psicópata Satur es la misma persona que el psicópata real Bremaneur? Por eso le sale tan bien la imitación. Es como los monos: ¿a quién se parecen más los monos: a los blancos o a los negros? Se parecen más a los blancos. ¿Y eso? Porque a los negros son iguales, iguales. Pues lo mismo con Satur y Bremaneur.

 

Escrito por: Blogger Bremaneur - 24 de enero de 2010, 10:53:00 CET

Casualidad. Tengo a mi derecha la fotocopia de la página de una revista literaria en la que Fernández Flórez habla de Las siete columnas (La estafeta literaria, n. 13, 1944)

Fernández Flórez es uno de mis escritores predilectos. Su gran sentido del humor tiene siempre un leve poso de tristeza que me atrae mucho.

 

Escrito por: Blogger Bremaneur - 24 de enero de 2010, 10:53:00 CET

Satur, muchas gracias. Aunque he de decir que mi primera medida como administrador sería mandarte a la sentina.

 

Escrito por: Blogger memoria histérica - 24 de enero de 2010, 10:54:00 CET

- CONTRA LA CENSURA [MIENTRAS SE PUEDA].
*
Esta literatura trestristestigresca no puede quedar confinanda en la sentina. ¡Arriba, hop!

> 'Escrito por: Bremaneur - 24 de enero de 2010 09:22:00 GMT+01:00

Mirad lo que he encontrado en la Hippypedia:

Al159

Poeto y musicador estatal de izquierdas. El inicio de sus actividades artísticas se remonta a sus primeros años, cuando ingresa en la banda de jotas de la sección infantil de la Falange de su barrio. Su fervor por la Pilarica no es correspondido, y la Madre de España no le otorga el don de la voz recia y viril que se requiere para alabarla con una jota. Su voz meliflua es acompañada por unos dedos torpes que se enredan en las cuerdas de la bandurria. Pese a todo, es estimado en el grupo porque hace de recadero y mamporrero entre las parejas de la ahora Sección Juvenil de la Falange de su barrio. Cansado de lavar condones y aliviar a los mozos cuyas novias están de gira, virgen él todavía cuando ellas llevan varios kilómetros de polla encima y a ellos les mengua de tanto hincarla, decide buscar aires nuevos. Como venganza, viaja a Cataluña empeñado en aprender a bailar sardanas, pero fracasa. Pese a que la danza es sencilla, hay que levantar mucho los brazos y sus axilas huelen a establo. También hay que dar saltitos, y a él le botan las tetas, lo que supone motivo de chanza entre las féminas y, lo que es peor, a los músicos les entra la risa y no pueden soplar sus grallas. Además, no entiende nada y sólo aprende a decir "chisplau" y "què vols que te la peli una miqueta? [¿quieres que te la pele un rato?] Angustiado, abandona Cataluña, y un resentimiento de clase, un fermento revolucionario, le lleva a Asturias para aprender a tocar la gaita. Llega a Oviedo, pero allí nadie sabe tocar la gaita y le dicen que se vaya a Lugo. Se derrumba y bebe sidra hasta volverse medio loco. Desde entonces ve visiones, habla solo y no dice más que tonterías. El delirio, no obstante, no supone freno a su escasa inteligencia, y decide hacer de sí mismo un personaje atormentado y moralista, vagamente hippy. Después de su periplo sidresco, no puede tomar droga alguna, ya que inmediatamente se pone a cantar el "Cara al sol", pero él propaga a los cuatro vientos su atracción por las sustancias lisérgicas.

(Continuará)'

 

Escrito por: Blogger Bremaneur - 24 de enero de 2010, 10:56:00 CET

Gracias, Memoria.

 

Escrito por: Blogger Mercutio - 24 de enero de 2010, 10:58:00 CET

[0] He agotado las cafinitrinas al ver la foto del Silver Cloud. Eso no se hace, joder.

 

Escrito por: Blogger Melò Cucurbitaciet - 24 de enero de 2010, 11:11:00 CET

[0] Hay quienes cuestionan las tesis de Max Weber, o de Richard Tawney. En Revista de Libros del mes de octubre, Pedro Fraile Balbín escribía que, aún suponiendo que las tesis de Weber y otros explicasen el avance económico de la época, 'hay que recordar que el cambio producido fue en todo caso una consecuencia no buscada de las doctrinas reformadoras que no entraba ni por lo más remoto en las conservadoras intenciones de Lutero y Calvino'.

En este artículo que comento, al hilo de la entrada de hoy, se hace un interesantísimo apunte a las `doctrinas económicas' del catolicismo del momento, por un lado, y a las de la reforma luterana por otro. Interesante porque nos descabalga de una ojeada del lugar común al que nos ha conducido el éxito contemporáneo de Max Weber, o por lo menos nos sitúa ante una cuestión mucho más compleja. Lutero denuncia el 'vicio del comercio', la inversión las garantías, los avales, las sociedades comerciales...por supuesto condena el pecado de la usura, y, en suma sigue la misma doctrina de la iglesia católica defendida por el tomismo.

Por contra, es precisamente la doctrina Iglesia Católica de la época, y precisamente la española encarnada por los escolásticos salmantinos Diego de Covarrubias y Luis de Molina, la que evoluciona hacia posiciones más tolerantes, para admitir la inversión de sociedades, o el argumento del 'lucrum cessans'(el coste de oportunidad, de uso diario en nuestros tribunales de justicia) para justificar los préstamos con interés.

De su entrada, como de un vistazo general a estas cuestiones, surgen muchísimas posibilidades ¿no será la propia sociedad la que, rendida por la riqueza, deja de considerar vicios todo aquello que reporta inmensas fortunas?¿no será ese holandés -de la patria de los esclavistas, del comercio más ciego que la justicia- uno de los que inicia el proceso del lavado de dinero? Lo que no quita que sea curioso que hoy en día haya quien se sorprenda de que haya venido a este mundo a consumir. Reniegan de su destino. Creo que voy a llamar yo a esos programas a quejarme de que tenga que trabajar ¡eso sí que es pecao, redios!!

En fin, habrá que pillar ese libro de Wenceslao.

 

Escrito por: Blogger Bremaneur - 24 de enero de 2010, 11:17:00 CET

Althusser, tu novia Francisca te dedicó un artículo el viernes pasado, pero se equivocó y en lugar de Adrede escribió Alvite.

Alvite
Alguien tiene que decirlo: José Luis Alvite es un genio. Si hubiera palmado en un amanecer de hace diez años, empapado de alcohol y lluvia, la cabeza desplomada sobre el volante de un coche con las ruedas pinchadas por las agujas de una yonqui, el claxon sonando como la sirena del Titanic en la niebla, se le habrían asignado, sí, los manriqueños acentos del bellísimo epitafio que Machado dedicó a Alejandro Sawa: «Jamás hombre más nacido/ para el placer, fue al dolor/ más derecho./ Jamás ninguno ha caído/ con facha de vencedor/ tan deshecho». Pero no palmó y por aquí sigue, apuesto de esqueleto, dejando atrás los surcos de Bukowski y Chandler, al tiempo que compone la música elocuente de esa prosa tan suya, artillada con una sonoridad solitaria y noctámbula, aristocrática y esencialmente reacia a los ritos tribales, que en España sólo ha cultivado, con parecido provecho, Umbral.
Muerto Umbral, la prosa literaria del día a día periodístico de más potente pegada que podemos recibir en la prensa española es la de José Luis Alvite. El imaginario que ha creado con la mirada irónica posada en el desguace de su propia vida, y en la de personajes que ennoblece incluso cuando transitan por el filo de los farallones en derrumbe, resulta ya tan familiar y querido, tan humano y entrañable, que nos sentimos dentro de el como sumergidos en un misterioso galeón naufragado en los cuadros de Lugrís. A punto de ahogarnos pero felices que suceda en tan solvente compañía.
Del personalísimo mundo de Alvite, de su aspereza sentimental, brotan metáforas sembradas de pugnantes imágenes reinterpretando, sin hastiar jamás, el relato arquetípico del desamparo del ser humano, de nuestra esencial soledad, el mejor antídoto contra la soberbia. Sus maldiciones de oro, la dignidad de sus derrotados, la precisión navajera de una prosa apoyada en un ritmo perfectamente acordado, alado, revitalizado gracias a una respiración sintáctica sin altibajos –la petite musique que decía Céline- con una fuerza tal que imprime inconfundible carácter a todo cuanto escribe, constituyen, qué duda cabe, la impronta de fuego de la zarpa arcangélica, luciferina, del escritor por naturaleza. Esa prosa irreverentemente faldicorta y paradójicamente macho, esquinera sin trampas, adarga de noble plata, está escrita con los trazos poderosos del urbanita capaz de hacer brotar de su anarquía hidalga artículos conmovedores en la valleinclanesca alba gallega.
Confieso que no me fío de quienes les gusta recrearse en la escritura por mor de dar algún día con el resorte literario, ese extremismo de novelistas a la caza del premio. Pero sí creo que la galanía en la expresión fallida es resolverla con una frase de ingenio aunque no nazca de una buena teoría ni esté avalada por larga práctica de cazador de recompensas. Por eso admiro a Alvite. Es un aristócrata de la cultura, revestido de pícaro y alicatado de costumbrismo acre y parnasianismo de escritor en guerra contra sí mismo. Hay que verlo salir airoso, y nosotros de consuno, de las situaciones sofocantes en las que acorrala a su propio ego pero que resuelve in fine exprimiéndolas por la línea inesperada, como los banqueros a los pobres. José Luis Alvite sobrevuela las escombreras del dolor como un mirlo sabio y mágico, escapado de la chistera de Cunqueiro, que con mirada vivaz y negra desnuda las almas que lo atraen. Almas de femenina viscosilla, de cardados apestando a laca, de rímel escurrido por las lágrimas, de piernas tatuadas en pus por la heroína, de almas que huelen a ceniceros llenos y a vasos y monederos vacíos, trepidantes de lujuria triste y mira mi brazo tatuado. De almas que yo también amo quizás porque se parecen a la mía. José Luis Alvite es un genio, alguien tenía que decirlo. Dicho queda.
Juan José R. Calaza
Faro de Vigo, 22/01/2010

 

Escrito por: Blogger Bremaneur - 24 de enero de 2010, 11:20:00 CET

Tres artículos de Alvite. Subidlos a cubierta junto al de Calaza, por favor.

http://www.farodevigo.es/opinion/2010/01/05/falda-pana-verde-i/400402.html

http://www.farodevigo.es/opinion/2010/01/08/falda-pana-verde-ii/401161.html

http://www.farodevigo.es/opinion/2010/01/10/falda-pana-verde-iii/401619.html

 

Escrito por: Blogger memoria histérica - 24 de enero de 2010, 11:33:00 CET

> 'Escrito por: Bremaneur - 24 de enero de 2010 11:20:00 GMT+01:00

Tres artículos de Alvite. Subidlos a cubierta junto al de Calaza, por favor.

http://www.farodevigo.es/opinion/2010/01/05/falda-pana-verde-i/400402.html

http://www.farodevigo.es/opinion/2010/01/08/falda-pana-verde-ii/401161.html

http://www.farodevigo.es/opinion/2010/01/10/falda-pana-verde-iii/401619.html'.

 

Escrito por: Blogger memoria histérica - 24 de enero de 2010, 11:35:00 CET

> 'Escrito por: Bremaneur - 24 de enero de 2010 11:17:00 GMT+01:00

Althusser, tu novia Francisca te dedicó un artículo el viernes pasado, pero se equivocó y en lugar de Adrede escribió Alvite.

Alvite
Alguien tiene que decirlo: José Luis Alvite es un genio. Si hubiera palmado en un amanecer de hace diez años, empapado de alcohol y lluvia, la cabeza desplomada sobre el volante de un coche con las ruedas pinchadas por las agujas de una yonqui, el claxon sonando como la sirena del Titanic en la niebla, se le habrían asignado, sí, los manriqueños acentos del bellísimo epitafio que Machado dedicó a Alejandro Sawa: «Jamás hombre más nacido/ para el placer, fue al dolor/ más derecho./ Jamás ninguno ha caído/ con facha de vencedor/ tan deshecho». Pero no palmó y por aquí sigue, apuesto de esqueleto, dejando atrás los surcos de Bukowski y Chandler, al tiempo que compone la música elocuente de esa prosa tan suya, artillada con una sonoridad solitaria y noctámbula, aristocrática y esencialmente reacia a los ritos tribales, que en España sólo ha cultivado, con parecido provecho, Umbral.
Muerto Umbral, la prosa literaria del día a día periodístico de más potente pegada que podemos recibir en la prensa española es la de José Luis Alvite. El imaginario que ha creado con la mirada irónica posada en el desguace de su propia vida, y en la de personajes que ennoblece incluso cuando transitan por el filo de los farallones en derrumbe, resulta ya tan familiar y querido, tan humano y entrañable, que nos sentimos dentro de el como sumergidos en un misterioso galeón naufragado en los cuadros de Lugrís. A punto de ahogarnos pero felices que suceda en tan solvente compañía.
Del personalísimo mundo de Alvite, de su aspereza sentimental, brotan metáforas sembradas de pugnantes imágenes reinterpretando, sin hastiar jamás, el relato arquetípico del desamparo del ser humano, de nuestra esencial soledad, el mejor antídoto contra la soberbia. Sus maldiciones de oro, la dignidad de sus derrotados, la precisión navajera de una prosa apoyada en un ritmo perfectamente acordado, alado, revitalizado gracias a una respiración sintáctica sin altibajos –la petite musique que decía Céline- con una fuerza tal que imprime inconfundible carácter a todo cuanto escribe, constituyen, qué duda cabe, la impronta de fuego de la zarpa arcangélica, luciferina, del escritor por naturaleza. Esa prosa irreverentemente faldicorta y paradójicamente macho, esquinera sin trampas, adarga de noble plata, está escrita con los trazos poderosos del urbanita capaz de hacer brotar de su anarquía hidalga artículos conmovedores en la valleinclanesca alba gallega.
Confieso que no me fío de quienes les gusta recrearse en la escritura por mor de dar algún día con el resorte literario, ese extremismo de novelistas a la caza del premio. Pero sí creo que la galanía en la expresión fallida es resolverla con una frase de ingenio aunque no nazca de una buena teoría ni esté avalada por larga práctica de cazador de recompensas. Por eso admiro a Alvite. Es un aristócrata de la cultura, revestido de pícaro y alicatado de costumbrismo acre y parnasianismo de escritor en guerra contra sí mismo. Hay que verlo salir airoso, y nosotros de consuno, de las situaciones sofocantes en las que acorrala a su propio ego pero que resuelve in fine exprimiéndolas por la línea inesperada, como los banqueros a los pobres. José Luis Alvite sobrevuela las escombreras del dolor como un mirlo sabio y mágico, escapado de la chistera de Cunqueiro, que con mirada vivaz y negra desnuda las almas que lo atraen. Almas de femenina viscosilla, de cardados apestando a laca, de rímel escurrido por las lágrimas, de piernas tatuadas en pus por la heroína, de almas que huelen a ceniceros llenos y a vasos y monederos vacíos, trepidantes de lujuria triste y mira mi brazo tatuado. De almas que yo también amo quizás porque se parecen a la mía. José Luis Alvite es un genio, alguien tenía que decirlo. Dicho queda.
Juan José R. Calaza
Faro de Vigo, 22/01/2010'.

 

Escrito por: Blogger goslum - 24 de enero de 2010, 11:48:00 CET

Lógico. Solucionado problema.
Tomen nota si alguna vez no pueden colocar acentos:
http://www.forospyware.com/t94506-2.html#post587789
Bueno, espero que dure, porque Mandarin me dio una
herramienta que me lo resolvió... durante un día.
Espero que este sea refinitivo.

 

Escrito por: Blogger Mandarin Goose - 24 de enero de 2010, 12:55:00 CET

Goslum, me temo que es un virus troyano que continúa reinfectando el ordenador. El Combofix no es un antivirus al uso, solo echa una manita de cemento en los destrozos, (y bastante hace, a mí el desaguisado no me lo detectaba ningun antivirus)

 

Escrito por: Blogger Mandarin Goose - 24 de enero de 2010, 13:15:00 CET

(0)

Lo del regalo como arma de conexión social y los banquetes gratuitos que dejan a los invitados al borde del coma por sobre ingesta está bien estudiado por Malinowsky (vease http://www.articuloz.com/general-articulos/fundamentos-antropologicos-del-comportamiento-humano-malinowski-vs-mauss-650048.html).
a) En cuanto a que los países protestantes son los mas ricos gracias a su adscripción religiosa... ahem... mas bien diría yo que los países con mejores capacidades económicas y recursos comerciales optaron en un momento dado por una esfera religiosa que les parecía mas conveniente y que les daba una independencia que bien les convenía (en el caso de la suiza francesa, alentada por los intereses de París, oh la lá las politiques exterieux de la grandeur de France!)
b) Los puritanos de cualquier tipo funcionan con un maniqueísmo de casillas blancas y negras: disfrutar con la comida es pecado, sea esta un caldo regado con una copita de jerez o los banquetes del Salón Dorado. Curiosamente, los deleites que se permite el jefe del chiringuito son "sencillos deleites de inocencia viril"
c) Los "vicios" que sostienen la sociedad y la estimulan al crecimiento (y que no está muy claro si todos son iguales, pues ya me dirá a mí si la pederastia p.e. realmente es un factor de enriquecimiento de los pobres que venden a sus bebés)IMVHO deben compensarse con "virtudes" (caridad, empatía, generosidad...) que son aplaudidas con fervor, de modo que el tipo de las camisas de seda reciba su parte de placer al ser aplaudido por dotar a la pequeña escuela de la chabolas. Y sobre todo debe haber una permeabilidad que estimule a los de abajo a seguir subiendo y mejorando "sin hacer trampas",a que un día ellos también tendrán camisas de seda aunque sus padres hayan aprendido a leer con los pies metidos en el arroyo, y que ademas eso se considerará un mérito.
El ejemplo mas evidente de que las teorías de Mandeville tiene goteras es Arabia Saudí: la riqueza de la élite y el mantenimiento a la sopa boba por emanación del resto solo ha conseguido crear nuevos pobres (egipcios, malayos, sudaneses...) que trabajan como bestias, despredciados, se3gregados y machacados, sin posibilidad de ascender, y que acaban enfermos de wahabismo al llegar a la misma consideración que el cuentista: que el puritanismo les hará ricos y que Dios los premiará en la tierra

 

Escrito por: Blogger Bremaneur - 24 de enero de 2010, 13:27:00 CET

Über alles

http://www.factual.es/blooks/alyherscovitz/uber-alles/?p=107

 

Escrito por: Blogger Al59 - 24 de enero de 2010, 13:56:00 CET

Venga, va. Yo también inicio mi campaña: lo que es de la sentina, a la sentina. Y ésta al espacio exterior.

 

Escrito por: Blogger Al59 - 24 de enero de 2010, 14:03:00 CET

[0] Para entender lo que pasa en Navidad lo primero es renunciar a la idea de que se trata de una versión errada o perversa de otra cosa. Manuel Delgado lo intentó hace algunos años, en un artículo notable que publicó en diciembre del 2008 o así. Ponía la fiesta en relación con otras en que se produce intercambio de regalos y se escenifica ritualmente la unidad familiar. Los mitos, que también tienen su importancia, están al servicio de este propósito: exaltación de la Sagrada Familia, culto al Niño (Jesús) y a la Madre, una renovación que no es fundamentalmente moral, sino biológica.

 

Escrito por: Blogger Satur - 24 de enero de 2010, 14:08:00 CET

BREMANEUR FOR ADMINISTRADOR, TODOS A UNA, UNIROS A LA CAMPAÑA VOTA BREMANEUR

RESPONDERLE

 

Escrito por: Blogger Neguev and me - 24 de enero de 2010, 14:17:00 CET

Buenos días Brema. Se está calentito por aquí. Yo también empiezo mi campaña.

QUE ALGUIEN LE ROMPA AL BARDO EL LAUD EN LA CABEZA!

Goslum, yo tuve ese problema de"doble acento" y lo solucioné con un parche que se puede descargar online y no me volvió a aparecer.

 

Escrito por: Blogger gibarian - 24 de enero de 2010, 14:29:00 CET

Hombre Satur, me alegro de verle. No pretendo ensombrecer su espléndido futuro como director de campañas electorales, pero dígame ¿qué fue de su blog? Dejó a usted a la blogosfera sin una de sus referencias, sin despedirse siquiera. Creo que le debe una explicación a los votantes.

 

Escrito por: Blogger Satur - 24 de enero de 2010, 14:33:00 CET

me HARTASTEIS seguro, no recuerdo por que lo borré, pero seguro que me HARTASTEIS

(BREMANEUR FOR ADMINISTRADOR)

((CONTESTARLE))

 

Escrito por: Blogger goslum - 24 de enero de 2010, 14:50:00 CET

Sí, Manadarin un virus troyano parece, y que se retroalimenta. El Combofix fue el cuarto programa que probé y el único que me lo quitó durante una sesión.
Exacto, mi antivirus (avast) como si no fuera con él, tan tranquilo ahí con el icono dando vueltas como una peonza.

 

Escrito por: Blogger kehre - 24 de enero de 2010, 15:12:00 CET

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

 

Escrito por: Blogger kehre - 24 de enero de 2010, 15:12:00 CET

[23] Escrito por: Al59 -
Venga, va. Yo también inicio mi campaña: lo que es de la sentina, a la sentina. Y ésta al espacio exterior.

----

Parece mentira que alguien con tanta afición por las casas okupadas, y por lo tanto por el piojo y la garrapata que suelen a su vez okuparlas, hablo por (limitada) experiencia, también berlinesa, tenga tantos escrúpulos con respecto a nuestra sentina, donde tan frecuentemente se leen cosas mucho mejores que en la la sábana. Tan solidario para unas cosas y tan clasista para otras.

 

Escrito por: Blogger Al59 - 24 de enero de 2010, 15:19:00 CET

[31] No lo dude. Busque la calidad. E intégrese en ella.

 

Escrito por: Blogger Neguev and me - 24 de enero de 2010, 15:23:00 CET

[32] ↑Escrito por: Al59 - 24 de enero de 2010 15:19:00 GMT+01:00

[31] No lo dude. Busque la calidad. E intégrese en ella.

Tan solidario para unas cosas y tan clasista para otras·(31) Y tan plasta como prepotente.

 

Escrito por: Blogger Al59 - 24 de enero de 2010, 15:33:00 CET

Es que hasta el rollo liberticida es batasuno a tope. ¡Libertad para la calumnia! ¡El NJ para quien lo estercola!

 

Escrito por: Blogger Neguev and me - 24 de enero de 2010, 15:44:00 CET

Aunque solo fuera por pesado, merece la sentina-(34).

BREMANEUR FOR ADMINISTRADOR)

((CONTESTARLE))

 

Escrito por: Blogger Neguev and me - 24 de enero de 2010, 15:50:00 CET

Certero y valiente. Pilar Rahola
---------
El país que yo presido...
Conocedor del sentido de la propaganda, hablas como si fueras el último mohicano de la solidaridad


Pilar Rahola

| Carta al presidente del Gobierno: Estimado presidente: El enconado debate sobre la decisión del Ayuntamiento de Vic nos ha regalado, entre otros chirriantes ruidos, unas sonoras declaraciones tuyas. Has dicho, con la solemnidad obligada tanto por el contenido de tus palabras como por el continente donde las pronunciabas, lo siguiente: "El país que yo presido no va a consentir que por un truco de un ayuntamiento, haya seres humanos que no puedan acceder a los servicios sociales básicos". Conocedor del sentido de la propaganda, has hablado como si fueras el último mohicano de la solidaridad, the last que aguantaba la bandera. Y le has puesto todos los ingredientes: indignación, autoridad, ética. Has contribuido, así, a la brutal demonización que ha sufrido un ayuntamiento, el de Vic, que lleva más de treinta años luchando a favor de la integración de los inmigrantes, con un éxito notorio. Pero parece que tú te has quedado contento, quizás convencido de haber puesto en vereda a los aprendices de xenófobos. Todo muy bonito. Tanto, que todo suena hueco, falso y, desgraciadamente, demagógico. ¿Hablamos del país que tú presides? Pero sin las máscaras de Quico el Progre, ni la vacua grandilocuencia de las medias verdades, ni el paraguas de la corrección política. Si te preocupa el país que tú presides, Vic es el último de tus problemas. De hecho, es parte de la solución.

Veamos. El país que tú presides tiene un lío monumental con la inmigración, tanto, que no cumple sus propias leyes, para empezar la de extranjería. El país que tú presides le dice a un ser humano que si vive sin papeles durante cuatro años, zafándose de la policía, durmiendo donde pueda, comiendo en los comedores sociales y mal trabajando a escondidas, podrá ser regularizar su situación. Y mientras, no haces nada. El país que tú presides obliga a los ayuntamientos a formar parte de este "truco" malvado. Y es el país que tú presides el que abandona a los ayuntamientos a su suerte, les obliga a gestionar el caos de tus leyes incumplidas y los pone entre la espada de la falta de recursos económicos y la pared de los enormes gastos sociales que el problema humano requiere. El país que tú presides tiene un presidente que continúa perpetrando, con gran inconsciencia, el efecto llamada, y mientras lo hace, enfrenta inexorablemente a las capas más débiles de la sociedad, porque los recursos no llegan para todos. Es decir, el país que tú presides confronta inmigración con pobreza, y de ese choque se alimentan los grupúsculos de extrema derecha que están creciendo. El país que tú presides, pues, aguanta el problema porque los ayuntamientos capean el abandono al que los sometes y van resolviendo como pueden. Eso es Vic y tantos y tantos. Así que, estimado presidente, no hay muchas opciones: ono conoces el país que presides o eres tú el que hace trucos.

 

Escrito por: Blogger SPQR - 24 de enero de 2010, 15:58:00 CET

José Luis Alvite es un genio, alguien tenía que decirlo. Dicho queda.
Juan José R. Calaza
Faro de Vigo, 22/01/2010'.
-----------------

[65] ↓↓Escrito por: SPQR - 21 de diciembre de 2009 16:48:00 GMT+01:00

[…]
PD- Amigo Montano, Alvite es un genio.

 

Escrito por: Blogger memoria histérica - 24 de enero de 2010, 16:06:00 CET

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

 

Escrito por: Blogger Neguev and me - 24 de enero de 2010, 16:06:00 CET

AL ABORDAJE|DAVID GISTAU

La cuota de odio
24.01.2010
LA NECESIDAD de amor lo mismo invalida para el poder, los matrimonios de larga duración y el periodismo de opinión. Como dicen los argentinos, hay que «bancarse» una cuota de odio que crepita en la freidora de internet y que siempre será preferible a la indiferencia. Hay a quienes ese odio inyecta energía. Y los hay que sucumben como si tuvieran una concepción profética, evangélica, de sí mismos y no pudieran soportar no ser amados por todos todo el tiempo.

Esta semana, han hablado dos personajes que, cada uno a su manera, fueron protagonistas del 11-M, y que gestionan de forma distinta la falta de amor obtenida por sus actos. A Aznar no sólo no le importa. Sino que ha convertido sus escasas apariciones de personaje ya superado en una tronante vindicación de sí mismo, impermeable a la duda, que resuelve la incomprensión general ante las decisiones que le llevaron a Azores invirtiendo el célebre pasaje del Cantar del Mío Cid: «Qué buen Señor si tuviera buenos vasallos».

Diferente es el caso de Iñaki Gabilondo quien, alumbrado por una luz crepuscular que invita a la introspección y el balance, confiesa con «tristeza» que no soporta el odio que percibe en cierta porción de España bien identificada en su cartografía sectaria. Gabilondo lo atribuye a sus filípicas contra la Guerra de Irak, como si ahí buscara el prestigio de un sacrificio por una poderosa razón moral que hiciera más llevadero el castigo: «Perdónales, padre, porque no saben lo que dicen». Pero resulta que contra la Guerra de Irak estuvo y se pronunció una inmensa mayoría de españoles, votantes del PP y medios de comunicación liberales -no todos, pero sí muchos- incluidos. Por lo que es difícil creer que nadie se quemara hasta tal punto por participar de aquella protesta en la que Aznar no atendió a su pueblo, sino a sus propias ínfulas. No. Fue otra cosa la que deterioró la imagen de Gabilondo de un modo que le mortifica, que le persigue. Y que demuestra que eligió mal cuando, como le ocurre tarde o temprano a todo periodista, le fue planteada la tentación fáustica de servir a una bandería o a la honestidad. En plena jornada de reflexión, Gabilondo dio en la radio la falsa noticia de que en los trenes había cadáveres de suicidas, depilados como es costumbre de los que van a encontrarse con las huríes, con la que se completaba la campaña de agit-prop urdida por el PSOE para sacar provecho político del atentado. Le salió bien, contribuyó a la victoria de los suyos y dejó satisfecha a su empresa, que luego le auxilió con la coartada de un premio Ondas. Pero es que encima pretendía ser amado, por todos, todo el tiempo.

 

Escrito por: Blogger memoria histérica - 24 de enero de 2010, 16:07:00 CET

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

 

Escrito por: Blogger memoria histérica - 24 de enero de 2010, 16:09:00 CET

- ¡POR LA LIBERTAD DE CONTUSIÓN!
*
> 'Escrito por: Neguev and me - 24 de enero de 2010 14:17:00 GMT+01:00

Buenos días Brema. Se está calentito por aquí. Yo también empiezo mi campaña.
QUE ALGUIEN LE ROMPA AL BARDO EL LAUD EN LA CABEZA!'

 

Escrito por: Blogger Neguev and me - 24 de enero de 2010, 16:16:00 CET

El artículo de David Gistau lo deberían leer Selma( desaparecida) y Borde. Aún recuerdo los animados debates sobre los suicidas de la Ser. y un blog llamado Desiertos lejanos, que no se si seguirá actualizandose.
¡ Cómo ha llovido desde entonces!
" Gabilondo dio en la radio la falsa noticia de que en los trenes había cadáveres de suicidas, depilados como es costumbre de los que van a encontrarse con las huríes, con la que se completaba la campaña de agit-prop urdida por el PSOE para sacar provecho político del atentado. Le salió bien, contribuyó a la victoria de los suyos y dejó satisfecha a su empresa, que luego le auxilió con la coartada de un premio Ondas. Pero es que encima pretendía ser amado, por todos, todo el tiempo.

 

Escrito por: Blogger El Sablista Escapista - 24 de enero de 2010, 16:59:00 CET

Pero a que disparate hemos llegado. El nickjournal es ya solo una sentina atiborrada de tabernarios huéspedes.

 

Escrito por: Blogger Ponte - 24 de enero de 2010, 17:17:00 CET

En efecto, Sablista. A esto es a lo que querían llegar, y a esto se ha llegado: 43 mensajes a las cinco y cuarto de la tarde. Su nueva bestia negra es Al59. Al final, se quedarán solos, rebozándose la propia mierda por la espalda.

Me gusta este retrato de Bette Davis, aunque me pregunto si hay que atribuirle algún mérito al fotógrafo. La Davis llenaría cualquier foto, aunque la hiciese yo:

http://www.horstphorst.com/works.php?cat=&display=full&invno=yw273

 

Escrito por: Blogger memoria histérica - 24 de enero de 2010, 17:32:00 CET

*
Mi comentario precedente es irónico. Por si acaso, que los hay que se la cogen con un papel de fumar.

 

Escrito por: Blogger gibarian - 24 de enero de 2010, 17:33:00 CET

Una sentina invisible, además, en otra dimensión. ¿Dónde cojones están Bremaneur y Neguev? Oigo sus voces de ultratumba, pero no puedo verlos.

Una antigua, recia y noble nave a la deriva, con una sentina fantasmal en sus tripas llena de legendarios arponeros. Es un final maravilloso, amigos. No lo estropeen.

 

Escrito por: Blogger J. A. Montano - 24 de enero de 2010, 17:38:00 CET

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

 

Escrito por: Blogger Desdeluego - 24 de enero de 2010, 17:54:00 CET

Meló, Mandarín, Al, incluso goslum, gracias de veras por sus interesantes y nutricios comentarios. Apostilla mi entrada de forma aguda y alientan el fino debate que el tema reclama a quedas voces de solvencia. Sí, es cierto, Melò, la tesis weberiana es una de esas teorías que tanto abundan en le ciencia que, a pesar de su feblez, gozaron de aceptación por su obvia simpleza. Obvio es sin duda que los países protestantes son más ricos que los contarreformistas, pero con toda seguridad hay razones más sólidas para explicarlo. Cita usted a Richard Tawney y al comentario Pedro Fraile Balbín sobre el mismo. No conozco ni el libro ni la recensión pero no descarto que como afirma el segundo haya que recordar que el cambio producido fue en todo caso una consecuencia no buscada de las doctrinas reformadoras que no entraba ni por lo más remoto en las conservadoras intenciones de Lutero y Calvino. Magnífico comentario, aunque no creo que estos tremendos conservadores pretendieran tales consecuencias de sus doctrinas porque las consecuencias descritas por Weber no dependerían de la doctrina en sí misma sino de su cumplimiento por los burgueses. Y vaya si los burgueses de antes y de ahora se acogen al principio de que la austeridad de hoy aumenta la riqueza de mañana aunque siempre es hoy y nunca es mañana. Mueren muchos de ellos antes de haber llegado a la edad de disfrutar de la buena vida que esperaban como premio al no consumo. No comento su referencia a las aportaciones de los escolásticos españoles al análisis y a la práctica de la economía moderna porque eso nos llevaría muy lejos, pero es obvio su interés y su enorme valor, reconocido por Schumpeter como el despertar de la economía moderna en su conocida obra Historia del análisis económico. Muy atinadas su traída a colación las aportaciones de la antropología al debate, Mandarín. Más tarde leeré su link sonbre Malinowsky, seguro que es valioso.

 

Escrito por: Blogger Desdeluego - 24 de enero de 2010, 17:56:00 CET

(continuación)

Sí, son los antropólogos los que más interesantes objeciones han hecho hecho a la economía política smithiana. Qué decir de las interesantes investigaciones que hizo en el noroeste de América el alemán Franz Boas, aprovechadas más tarde por Maus en su Ensayo sobre el don y, luego por Bataille en La parte maldita. Apasionante el asunto y tan aleccionador que no podemos desarrollar a bote pronto. Lo que me parece traído por usted sin mucha base es el enriquecimiento de la pederastia. Como respuesta me atengo a la necesidad de que la conducta de los "viciosos" se atenga a las leyes. Otro tanto me permito decirle con respecto a la objeción a Mandeville vía pobreza generalizada en Arabia Saudí. La teoría de Mandeville se basa en su observación de una sociedad como la inglesa en la que ya había una nutrida clase media que ahorraba en el presente porque estaba convencida de que eso le permitiría vivir mejor en el futuro como ya he dicho antes. No es descartable que la moral puritana reforzara esta opinión aunque no fuera determinante al cien por cien de tal conducta. Pero a la par que unos burgueses practicaban el ahorro otros se daban al derroche. Con toda seguridad eran los hijos y los nietos de los que habían tenido éxito en sus inversiones, financiadas, entonces sí, gracias a sus ahorros personales y familiares. En Arabia Saudí no hay clases medias ahorradoras sino sátrapas cuyos derroches no favorecen al propio pueblo sino a los empresarios de los países occidentales. Al59 alude a los mitos. No cabe duda de que, como han demostrado los antropógos, tienen aun tremenda influencia en nuestros días. Son verdareas supervivencias de costumbres del pasado milenario. El padre que casa a una hija o que cristiana a un hijo derrocha incluso los recursos que no tiene. Tira la casa por la ventana. Responde al mito del potlatch lo mismo que los kwakiul de Vancuver. No puede inhibirse de lo que es una obligación impuesta por la costumbre, no por las leyes. Pero no se negará que su derroche no tiene los efectos beneficiosos que supo descubrir primero Mandeville y luego Adam Smith. ¿Objeciones a las teorías de Mandeville? Claro, pero ahí está para la posteridad en espera de que sean mejoradas. Lo mismo cabe decir de las teorías de Adam Smiht. Llevamos más de dos siglos tratando de refutarlas pero aun no hemos conseguido botarlas para siempre en el cubo de la basura. Las falsaremos una y otra vez pero una y otra vez volveremos de nuevo a ellas. Son parte del patrimonio de la filosofía porque trataron de dar "su" respuesta a serios problemas de la humanidad. Pero "sus" respuestas" no nos permitirá nunca que no cumplamos con la obligación que tenemos de dar las nuestras. Y, sí, goslum, Las siete columnas es una bella obra dizque de humor, como tantas otras de don Wenceslao, un autor que supo hacer filosofía profunda sin dejar de ser muestras de su raro sentido del humor en una tierra que tristemente carece de él.

(lamento haberle puesto los dientes largos Mercutio. Usted en su magnanimidad sabrá disculparme)

 

Escrito por: Blogger Desdeluego - 24 de enero de 2010, 17:58:00 CET

Finalmente, un michón de gracias por los muy atinados comentarios del personal. Los guardo junto con mi entrada porque son memorables

 

Escrito por: Blogger J. A. Montano - 24 de enero de 2010, 18:10:00 CET

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

 

Escrito por: Blogger Neguev and me - 24 de enero de 2010, 18:11:00 CET

*
No hacía falta que lo aclarara. Se distinguir un tono irónico de una dentellada de mastin. Y no tengo motivos para suponer que a usted le falte ironía o piernas que morder. Además, le confieso que me he reído.

Aquí con autociencia y escaso sentido del humor existen algunos, pero el bardo y su defendido se llevan la palma

 

Escrito por: Blogger el comerciante de ultramarinos - 24 de enero de 2010, 18:19:00 CET

Desdeluego: Muy interesante.

Por lo que veo en el ISBN aquí en España es Bernard de Mandeville y son 2 los libros aquí publicados, recientemente.

Con estos títulos:

1) "La fábula de las abejas : o los vicios privados hacen la prosperidad pública", en traducción de J. Ferreter Mora

http://www.mcu.es/webISBN/tituloDetalle.do?sidTitul=1244539&action=busquedaInicial&noValidating=true&POS=0&MAX=50&TOTAL=0&prev_layout=busquedaisbn&layout=busquedaisbn&language=es


2) "Una humilde defensa de los burdeles públicos : un ensayo sobre la prostitución tal como se práctica actualmente en estos reinos"

http://www.mcu.es/webISBN/tituloDetalle.do?sidTitul=1551190&action=busquedaInicial&noValidating=true&POS=0&MAX=50&TOTAL=0&prev_layout=busquedaisbn&layout=busquedaisbn&language=es

 

Escrito por: Blogger Mandarin Goose - 24 de enero de 2010, 18:21:00 CET

Desdeluego, el ejemplo de la pederastia (como bien ha notado usted) es una reductio al absurdio (o como coñes se diga). Si nos limitamos a dejar que todos hagan a su voluntad hedonistas el invento explota. Pongamos el límite de la ley: pero que ley? quien decide que es la ley natural, o que una ley es "adecuada"? modela la sociedad las leyes que necesita o son estas (escritas por individuos, ojo, eso de la emanación lo dejo para los olores)las que van moldeando o pegando hachazos a la sociedad? Para la inmensa mayoría del plantea la pederastia es mala, y el problema empieza cuando se quiere poner el límite de la edad. Para los pederastas y "adoradores de ninfas", lo "natural" es lo que les impulsa a ello, y la sociedad "los frusta y castiga" (exacto, eso mismo).
El caso de arabia saudí muestra que no es el puritanismo el ue hace rica una sociedad, y que hay muchos factores que deben concurrir cuando no preceder. Y que sin algunos fundamentales (usted mismo lo ha dicho, una sabrosa clase media burguesa y una permeabilidad al ascenso para empezar)no pasa de hipócrita satrapía

 

Escrito por: Blogger weininger z - 24 de enero de 2010, 18:27:00 CET

DUELO EN LA ALTA SIERRA

No se lo pierdan amigos, por fin A.T. y P.O. zanjan sus diferencias en una competición a muerte...

 

Escrito por: Blogger Adrede - 24 de enero de 2010, 19:18:00 CET

Los artículos de Alvite, como los de Calaza, da igual que uno empiece a leerlos por el principio o por el final, como igual da que uno empiece a comer una banana por una punta o por otra. Están bien, dicho sea con sinceridad, porque del mismo modo que uno, al no ser un mono, no puede alimentarse sólo de bananas, pero sí comer una de cuando en cuando, y con gusto, no puede uno, igualmente, leer a diario artículos de Alvite o de Calaza, pero sí uno de año en año, y también con mucho gusto.

 

Escrito por: Blogger Bartleby - 24 de enero de 2010, 19:20:00 CET

[0] Desdeluego:
"Moraleja: Dejemos que cada cual haga lo que le gusta siempre que respete las leyes vigentes y abstengámonos de vociferar contra lo que los puritanos llaman vicios porque una sociedad que controla las costumbres privadas pone en peligro su propia viabilidad como sociedad sana, equilibrada y rica."
-----------------------------------
El modo moderno (y más eficaz) de controlar las costumbres privadas no es la moral sino hacerlas públicas, homologándolas. Lo de hacer de los vicios privados virtudes públicas. El caso es que las abejas sean disciplinadas sin necesidad de sermón que poder impugnar. Consumismo o (pregonada) austeridad son valores sociales positivos según países. Y perfectamente compatibles con las respectivas religiones, puritanismo y catolicismo.

 

Escrito por: Blogger Al59 - 24 de enero de 2010, 19:24:00 CET

[47] Se contesta usted solo. ¿Se puede ser audaz y manifestarlo tímidamente? ¿Ser humilde y manifestarlo de modo untuoso?

 

Escrito por: Blogger Al59 - 24 de enero de 2010, 19:28:00 CET

Untuosa humildad:

Hace muchos años, 70 tal vez, siendo obispo en Salamanca el Padre Cámara -famoso entonces, y allí tiene estatua-, llegó a palacio un parte apremiante de un convento de Alba de Tormes: una monja presentaba estigmas sangrantes en frente, manos y pies: ¿eran testimonio de que Cristo la asociaba a su crucifixión? El prelado, que conocía bien a sus profesas y profesos, y, según se aseguraba, tenía prohibidos los milagros en su diócesis, envió como indagador a don José Artero, canónigo de la Santa Catedral, que fue mi amigo. Es pena que tantas personas pasen dejando sólo una huella que muere con quienes lo conocieron. Don José, oscense de nación, era un cura bajo y recio, canoso cuando trabamos amistad, de rápido andar, con una mirada ya húmeda por la edad, pero de rayo; culto, vivaz, músico excelente: una de las pocas personas, en suma, que, en la Salamanca de aquellos años, podían charlar sin desdoro intelectual con su querido Unamuno. Fue después augur de la condenación eterna de Franco porque, desoyendo la advertencia bíblica, se había hecho excavar su tumba en una roca. Con tan peliagudo encargo, este recordado amigo tomó el rumbo de Alba. Y, reunida en torno suyo la comunidad, preguntó con inocencia casi infantil: "Veamos, hermanas, ¿quién es la santita?". Una voz sumisa, llena de arrogante humildad, brotó del grupo: "Una servidora". Le bastó a don José.

 

Escrito por: Blogger Al59 - 24 de enero de 2010, 19:46:00 CET

Escribiré algo sobre el libro, pero de momento lo esencial: anda saldado (en el Corte Inglés de Sol) un libro sobre Antonio Vega, 'Mis cuatro estaciones', que recoge varias conversaciones con él y un ensayo bien hilado sobre su vida y estragos. Recomendado queda.

 

Escrito por: Blogger Desdeluego - 24 de enero de 2010, 19:49:00 CET

Mandarín, esta frase es propia de gente muy sagaz:
"Pongamos el límite de la ley: pero que ley? quien decide que es la ley natural, o que una ley es "adecuada"? modela la sociedad las leyes que necesita o son estas (escritas por individuos, ojo, eso de la emanación lo dejo para los olores)las que van moldeando o pegando hachazos a la sociedad? Para la inmensa mayoría del plantea la pederastia es mala, y el problema empieza cuando se quiere poner el límite de la edad. Para los pederastas y "adoradores de ninfas", lo "natural" es lo que les impulsa a ello, y la sociedad "los frusta y castiga" (exacto, eso mismo).

Hasta a mí me rondó maliciosa cuando exponía mis argumentos y mi coda a la entrada. Sin encambio, no caigamos en creer que como las leyes las hacen los hombres es altamente probable que sean imperfectas. Porque ya sabe usted que la ausencia de ley es peor que la mala ley. Por otro lado cuando hablo de la ley prefiero pensar que esta sea el producto de una sociedad democrática como bien ha explicado Salvador Ginés en una obra que si no recuerdo mal se titula Sociedad y democracia.
En esta otra: El caso de arabia saudí muestra que no es el puritanismo el ue hace rica una sociedad, y que hay muchos factores que deben concurrir cuando no preceder. Y que sin algunos fundamentales (usted mismo lo ha dicho, una sabrosa clase media burguesa y una permeabilidad al ascenso para empezar)no pasa de hipócrita satrapía" creo que no se ha dado cuenta de que lo que critico en la entrada es el pensamiento weberiano sino el opuesto, en sintonía con Mandeville y con Smith. Saludos

 

Escrito por: Blogger Desdeluego - 24 de enero de 2010, 19:50:00 CET

"El modo moderno (y más eficaz) de controlar las costumbres privadas no es la moral sino hacerlas públicas, homologándolas. Lo de hacer de los vicios privados virtudes públicas. El caso es que las abejas sean disciplinadas sin necesidad de sermón que poder impugnar"

Of course, dear Bartleby

 

Escrito por: Blogger el comerciante de ultramarinos - 24 de enero de 2010, 19:53:00 CET

Después de escuchar la conferencia de A. Trapiello, una charla "sostenida y no estridente", un poco de música de piano.
http://www.jamendo.com/es/track/5783

 

Escrito por: Blogger Adrede - 24 de enero de 2010, 19:57:00 CET

[60] Escrito por: Al59 - 24 de enero de 2010 19:46:00 GMT+01:00

Escribiré algo sobre el libro, pero de momento lo esencial: anda saldado (en el Corte Inglés de Sol) un libro sobre Antonio Vega, 'Mis cuatro estaciones', que recoge varias conversaciones con él y un ensayo bien hilado sobre su vida y estragos. Recomendado queda.
-------------------------

Ahora mismo salgo para Madrid.

 

Escrito por: Blogger Al59 - 24 de enero de 2010, 20:01:00 CET

[64] También vi un disco del Lebrijano con la Orquesta de Tánger, pero no le garantizo que queden ejemplares.

 

Escrito por: Blogger Desdeluego - 24 de enero de 2010, 20:02:00 CET

Coemrciante de ultramarinos, gracias por sus enlaces aunque ninguno de los dos me ha funcionado.

Lo mismo le digo del suyo, Mandarín.

(Vaya día que llevo, no cato un enlace)

 

Escrito por: Blogger Adrede - 24 de enero de 2010, 20:03:00 CET

¿Cómo puedes escribir tanto y tan elogioso sobre un mediocre como Antonio Vega, que era el típico "sensible" de patio de colegio -voluntario leía sus poemas, ante la indiferencia o el pitorreo de sus compañeros- o de piscina -el típico que coge una guitarra y se pone a canturrear en la piscina, junto al socorrista-, con menos punch que una mosca, y no escribir nunca nada sobre Jaime Gil de Biedma, ni siquiera en ese blog tuyo donde tienen cabida tantos poetas menores, que fue el mejor poeta español del siglo XX? Un poco de rigor, hombre.

 

Escrito por: Blogger Adrede - 24 de enero de 2010, 20:05:00 CET

La mejor literatura española está escrita en clave de homosexualismo macho.

 

Escrito por: Blogger Adrede - 24 de enero de 2010, 20:10:00 CET

Ayer vino en un suplemento cultural el artículo de un sudamericano (en ese suplemento cultural escriben muchos sudamericanos; también gente de Europa del este; no sé porque sigo leyéndolo) que dice no entender a Thomas Bernhard -no lo dice así, pero uno lo deduce. Comprendo ahora que el refinamiento intelectual de los sudamericanos sólo les da para apreciar a Borges, ese Lladró de la literatura.

 

Escrito por: Blogger el comerciante de ultramarinos - 24 de enero de 2010, 20:11:00 CET

Pruebe aquí:

http://www.mcu.es/webISBN/tituloSimpleFilter.do?cache=init&prev_layout=busquedaisbn&layout=busquedaisbn&language=es

Y ordene por Autor : Mandeville

 

Escrito por: Blogger Adrede - 24 de enero de 2010, 20:11:00 CET

Ayer vino en un suplemento cultural el artículo de un sudamericano (en ese suplemento cultural escriben muchos sudamericanos; también gente de Europa del este; no sé por qué sigo leyéndolo) que dice no entender a Thomas Bernhard -no lo dice así, pero uno lo deduce. Comprendo ahora que el refinamiento intelectual de los sudamericanos sólo les da para apreciar a Borges, ese Lladró de la literatura.

 

Escrito por: Blogger Al59 - 24 de enero de 2010, 20:12:00 CET

[67] Precisamente en el libro hay una parrafada muy buena de Vega sobre lo que significa, realmente, ser sensible; puntualizando siempre a qué. Lo otro es decir nada. Luego, a lo mejor, la traigo.

 

Escrito por: Blogger M. - 24 de enero de 2010, 20:14:00 CET

Buenos días.

Guti titular, no sé si por Cristiano.

 

Escrito por: Blogger Al59 - 24 de enero de 2010, 20:14:00 CET

[68] El resumen es bueno (y recuerda a un adrede muy concreto): machismo amanerado y fecal. Ésa es la estirpe a extinguir. Cuanto antes, mejor.

 

Escrito por: Blogger Adrede - 24 de enero de 2010, 20:14:00 CET

Ser sensible, a mi modo de entender, es apreciar la belleza de una mujer y preferir acostarse con su novio.

 

Escrito por: Blogger M. - 24 de enero de 2010, 20:14:00 CET

El mundo en vilo a la espera de Mercutio, que se retratará, como suele, al acabar el partido. O sea, con los dados parados.

 

Escrito por: Blogger M. - 24 de enero de 2010, 20:15:00 CET

Yo, dicho sea de paso, también.

 

Escrito por: Blogger Al59 - 24 de enero de 2010, 20:16:00 CET

[75] Eso, de toda la vida, es entender. Y no de fútbol.

 

Escrito por: Blogger M. - 24 de enero de 2010, 20:18:00 CET

"Ser sensible, a mi modo de entender, es apreciar la belleza de una mujer y preferir acostarse con su novio".

Esto va derechito a mi Facebook, amor.

 

Escrito por: Blogger Adrede - 24 de enero de 2010, 20:20:00 CET

Hace año y medio le pedí a Garven, fervoroso benetiano, que me contase cómo acaba "Volverás a Región". Lo sé, porque soy uno de los nueve españoles que la ha leído enterita, pero quería yo que él me lo contase. Dado el tiempo transcurrido, deduzco que o no lo ha leído o no sabe responderme. Me inclino por esto último.

Ahora reto a Al59 a que me cite y glose un sólo poema memorable de Claudio Rodríguez. Para mí Claudio Rodríguez es un poeta insignificante; su nota distintiva es la imprecisión, afectada de arrobo. Sospecho, además, que era un hombre muy tonto. Pero como soy sólo un modesto bachiller de provincias, pido a Al59, perito en versos y en perillas, que me ilumine.

 

Escrito por: Blogger Al59 - 24 de enero de 2010, 20:20:00 CET

Pocas veces nos da la imprenta un texto que cumpla estas dos condiciones: reflejar fielmente la experiencia de alguien que se pasa más tiempo allí que aquí y resultar interesante para un lector sobrio. Sucede con 'El don de la ebriedad' y con el 'Ponche de ácido lisérgico' de Wolfe. También con la entrevista a Antonio Vega.

 

Escrito por: Blogger Al59 - 24 de enero de 2010, 20:23:00 CET

[80] Hostias con la sincronía. Pues eso: cualquier verso de 'El don de la ebriedad'. Y 'La ropa tendida' (que no el alma).

 

Escrito por: Blogger Adrede - 24 de enero de 2010, 20:26:00 CET

Yo también me he quedado patidifuso, Al. Qué coincidencia. Va a resultar que fuimos hermanos en otra vida. Estas iluminaciones en la sombra nos distinguen a nosotros, los poetas, de memoria histérica y otros forzados.

 

Escrito por: Blogger J. A. Montano - 24 de enero de 2010, 20:29:00 CET

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

 

Escrito por: Blogger Al59 - 24 de enero de 2010, 20:32:00 CET

Pero no conseguimos que viniera. Nos dijo enfáticamente que no faltaría y cuando le llamamos de nuevo, la víspera de su actuación, ni se acordaba del tema. Nos lo había advertido V., que nos habló con desprecio de aquel borracho que se desayunaba con un carajillo; luego, cuando CR murió, escribió un lindo artículo sobre lo mucho que se querían.

 

Escrito por: Blogger Al59 - 24 de enero de 2010, 20:39:00 CET

Lo que no encontré en Madrid es algún libro de José Luis Rey, este poeta de Córdoba que reivindica a los novísimos y propone enterrar definitivamente el pestiño de la experiencia. ¿Alguien lo ha leído?

 

Escrito por: Blogger Bremaneur - 24 de enero de 2010, 20:43:00 CET

Joder con Gamboa. Le roban el Viaje al fin de la noche y no se lo compra de nuevo. ¿Para qué seguir leyendo a un tipo así? "Y me lo robaron en Lisboa". Uauuuuu, qué cosmopólito.

 

Escrito por: Blogger Al59 - 24 de enero de 2010, 20:43:00 CET

Pero me gusta, sí, no sólo por la toma de partido. Una muestra:

...la luna rubia baña los hoteles
hay una fiesta en el ático muchachas con los ojos de cerveza
bailar con ellas mientras se hunde el mundo
en la violeta claridad de junio
con monedas de espuma saltando en el bolsillo deseando llegar
y contar la aventura a los amigos mirad este es el cielo
os haré un mapa con palabras verdes
aquí está la verdad aquí está la belleza cuidado con el bosque
seguid este camino para entrar en el oro
aquí está la ciudad donde es imposible morir
comprad su luz famosa
llamando a las ventanas llegar tarde después
nuestra vida empapada por la lluvia naranja
ya lo veis ya lo veis
os dije que podíamos cantar
y entraremos cansados de volar
en una casa llena de manzanas
donde todo es muy lento y el mar aún no ha nacido...

 

Escrito por: Blogger Al59 - 24 de enero de 2010, 20:44:00 CET

[83] Para que vea.

 

Escrito por: Blogger Adrede - 24 de enero de 2010, 20:45:00 CET

No sé, Al. La poesía de Claudio Rodríguez me deja intacto. Tanta exclamación, tanto éxtasis ante el paisaje, que si cae el agua del cielo, que si esta mañana seré el surco de la tierra...Supongo que es una cuestión de sensibilidad. Tampoco me gusta el Machado de "Campos de Castilla". Y aborrezco a JRJ.

De la generación del 50, los dos poetas a quienes leo con pasión son JGB y Valente.

 

Escrito por: Blogger Bremaneur - 24 de enero de 2010, 20:45:00 CET

Althusser, el sensible y el raro Al159 quedó retratado en esta canción de los Ilegales:

Buenos días "Señorita que rara soy";
¿Que máscara has decidido ponerte hoy?
libéranos de verte padecer

Buenas noches "Señorita que rara soy";
¿Que clase de heroína serás hoy?
¿Que abismos se abren ante ti?
Nada quedará por descubrir ¡Hola bellas hippies!
dije con la boca llena de gominolas,
las repúblicas psicodélicas no son posibles
si acaso sólo un cóctel de drogas y
afrodisíacos sin antídoto Buenos días "Señorita que rara soy";
¿Qué nuevo arte has descubierto hoy?
Nos aterra tu fatal inspiración

Buenas noches "Señorita que rara soy";
¿Qué nuevas drogas hablan por ti hoy?
Oigo historias inquietantes sobre ti
No hay alarma que a ti no te haga sufrir ¡Adiós bellas hippies!,
dije con la boca llena de gominolas,
las repúblicas psicodélicas no son posibles, las reglas biológicas son inevitables Buenos días "Señorita que rara soy";
¿Que máscara has decidido ponerte hoy?
libéranos de verte padecer
Buenas noches "Señorita que rara soy"; ¿Que clase de aventuras correras hoy? ¿Que abismos se abren ante ti?
Nada quedará por descubrir

 

Escrito por: Blogger memoria histérica - 24 de enero de 2010, 20:46:00 CET

[83] Escrito por: Adrede - 24 de enero de 2010 20:26:00 GMT+01:00
> '.../... nos distinguen a nosotros, los poetas, de memoria histérica y otros forzados.'
*
Cierto: mira,

- Sudar tinta poética.
'La poesía tiene sus derechos.
Lo sé.
Soy el primero en sudar tinta
delante del papel.'

*
Sudor, derecho de los versos.
Lo sé.
Sudándolos siempre aparecen
tinta sobre el papel.

 

Escrito por: Blogger Funes - 24 de enero de 2010, 20:46:00 CET

[0] Estupenda entrada, Aldeans

 

Escrito por: Blogger Adrede - 24 de enero de 2010, 20:48:00 CET

Soy un mal lector de poesía. De ese poema que nos trae Al, el mejor verso me parece "ya lo veis ya lo veis"

 

Escrito por: Blogger Mandarin Goose - 24 de enero de 2010, 20:48:00 CET

Creo que la he copiado mal en el cuadradito

http://www.articuloz.com/general-articulos/fundamentos-antropologicos-del-comportamiento-humano-malinowski-vs-mauss-650048.html

FUNDAMENTOS ANTROPOLOGICOS DEL COMPORTAMIENTO HUMANO: MALINOWSKI vs. MAUSS


BRONISLAW MALINOWSKI (1884-1942)

“La antropología es el estudio del hombre que abraza a una mujer." Bronislaw Malinowski.

Y no es a usted a quien contradigo en las "virtudes económicas" del calvinismo sino que al contrario me sumo, aportando como ejemplo que riqueza sin escalera social a nada bueno conlleva. Es que ando un poco amontonado por la intención de decir muchas cosas...
Y de poco sirven los vicios privados reconvertidos si solo son accesibles a una élite blindada. Digamos no se... la posibilidad de comer delicias regadas con caldos de postín
O puede que solo sean beneficiosos los pecados veniales y/o en tanto en cuanto no supongan el sufrimiento del Otro. Si es un juego de suma cero no sirve

 

Escrito por: Blogger Adrede - 24 de enero de 2010, 20:49:00 CET

Qué asco de poema, memoria. Anda, dúchate.

 

Escrito por: Blogger Al59 - 24 de enero de 2010, 20:51:00 CET

[90] Recuerdo, de memoria, no el poema sino la impresión, uno llamado 'Brujas a mediodía'. En general, toda la antología que leí (la de Alianza) está llena de hallazgos.

 

Escrito por: Blogger Adrede - 24 de enero de 2010, 20:56:00 CET

"Tinta poética", sería un buen título para una antología de tu poesía, memoria. O "Versos del calamar".

 

Escrito por: Blogger Mercutio - 24 de enero de 2010, 20:57:00 CET

[76] Me retrato ya: estaba bajando al bar para ver el primer tiempo -que luego tengo un pote que atizar-; pero si juega Guti bajaré a emborracharme, a dar voces a los parroquianos y a no verlo. Eso sí, les meteremos cuatro: Gutiérrez, frente al Málaga o al Hércules, es un titán.

 

Escrito por: Blogger Al59 - 24 de enero de 2010, 20:57:00 CET

Le tomé manía a Biedma en la facultad, escuchando a unos literatos que recitaban con mucho énfasis un poema machorro en plan ahora aprenderás, perra. Luego le he leído poemas magníficos. Pero el desagrado permanece.

 

Escrito por: Blogger memoria histérica - 24 de enero de 2010, 21:06:00 CET

*
Adrede, que eso es de León Felipe [vete a la wiki raudo]. Lo mío es solo un remedo.

 

Escrito por: Blogger memoria histérica - 24 de enero de 2010, 21:10:00 CET

*
Ah, que no es de León Felipe. Qué pena. Es de Blas de Otero.

 

Escrito por: Blogger Mandarin Goose - 24 de enero de 2010, 21:13:00 CET

Acabo de oir en la arradio a noseque ilustrísima (no he pillado el nombre) diciendo (o eso se le ha entendido)noseque de la anorexia, la homosexualidad y la "anormalidad" con sibilinidad jesuítica. O sea que ha querido decir que si pero no, que ser anoréxico u homosexual no entra dentro de la normalidad en la alimentación o la sexualidad. Ya, pero señor mío, a ver con que compara usted la homosexualidad en tanto desviación del patrón "normal", porque la anorexia MATA. Hay que joderse, haber hablado de los pelirrojos, o de los bajitos (no enanos), o de los tipos muy altos (no acromegálicos), desviaciones de la norma que estorban bastante en la vida diaria, que tienen sus propias condiciones pero no son, per se, patologías
Hay que joderse con la curia, a ver si les quitan el DSM-III y se lo cambian por el VI... o el V... el IV al menos! que llevan un empacho de epidemiología malentendida

 

Escrito por: Blogger J. A. Montano - 24 de enero de 2010, 21:55:00 CET

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

 

Escrito por: Blogger J. A. Montano - 24 de enero de 2010, 21:57:00 CET

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

 

Escrito por: Blogger Desdeluego - 24 de enero de 2010, 21:57:00 CET

comerciante, su nuevo enlace, que obviamente le agradezco harto, tampoco me funciona. Ni que fuera un enlace matrimonial

 

Escrito por: Blogger Adrede - 24 de enero de 2010, 22:02:00 CET

Estoy viendo el partido a ratos. Nunca entenderé la suplencia de Guti en el Madrid. Él se ha inventado los dos goles de su equipo. Porque es un poeta y ve donde los demás andan a tientas. Y qué hermoso es. Le ha dado un beso en la mejilla a Cristiano tras el segundo gol. Sólo una afición brutal, intelectualmente indigente, como es la del Real Madrid, puede despreciarlo.

 

Escrito por: Blogger Desdeluego - 24 de enero de 2010, 22:07:00 CET

Y de poco sirven los vicios privados reconvertidos si solo son accesibles a una élite blindada. Digamos no se... la posibilidad de comer delicias regadas con caldos de postín
O puede que solo sean beneficiosos los pecados veniales y/o en tanto en cuanto no supongan el sufrimiento del Otro. Si es un juego de suma cero no sirve
...
Ahora sí me ha funcionado. Parece instructivo el texto, luego lo leo, que ahora estoy preparando la presentación de la versión castellana de un clásico del turismo y tengo muy sabrosas críticas que hacerle al clásico, suizo por más señas. A mi malinowsky siempre me moló pero si encima me lo enfrentan a Mauss para qué decirle, miel en panal sobre hojuelas artesanas.
Pero yo que usted no me metería en clasificaciones ripaldianas de los vicios, y mucho menos en juegos de supuesta suma cero. Tampoco en si los vicios son cosa de élites o de clase menesterosa. Vicios los tenemos todos, los pobres y los ricos, los patricios y los plebeyos. No olvide que si bien los vicios de los patricios son muy caros los de los plebeyos son masivos y cantidad compensa la calidad en estas lides. Vamos, que como demostró don Wencelao mejor que Mandeville sin vicios este jodido mundo no funciona.
Como queríamos demostrar.

 

Escrito por: Blogger Adrede - 24 de enero de 2010, 22:08:00 CET

La tragedia estética del Real Madrid es que las cámaras de televisión, después de enfocar, para nuestro deleite, a Guti, enfocan, sin transición, a Chendo en el banquillo, esfumándose así de golpe la poesía. Es como acostarse en Venecia y amanecer en Chinchón.

 

Escrito por: Blogger el comerciante de ultramarinos - 24 de enero de 2010, 22:10:00 CET

Desdeluego: Consulto esta base de libros del ministerio de Cultura:

http://www.mcu.es/webISBN/tituloSimpleFilter.do?cache=init&prev_layout=busquedaisbn&layout=busquedaisbn&language=es

En texto de búsqueda poner: Mandeville
En Ordenar elegir con el boton AUTOR (viene TITULO, y FECHA EDICION)

Y va bien, al igual que el anterior de la entrada [70].

 

Escrito por: Blogger J. A. Montano - 24 de enero de 2010, 22:13:00 CET

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

 

Escrito por: Blogger J. A. Montano - 24 de enero de 2010, 22:15:00 CET

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

 

Escrito por: Blogger Adrede - 24 de enero de 2010, 22:21:00 CET

Así es: la conjura de los necios, que dijo aquel americano. Cada domingo Guti se enfrenta a una conjura de cien mil necios vociferantes, animalescos, envilecidos. Pero como bien dices, el tiempo y la lírica juegan a su favor: así como el griego presumió de haber vivido en el tiempo de Aquiles y de Héctor, así contaremos nosotros a los niños que aún no han nacido que fuimos contemporáneos de Guti, rubio domador de fieras.

 

Escrito por: Blogger Adrede - 24 de enero de 2010, 22:25:00 CET

¿Qué escriben los poetas de ahora, Al59? ¿Dónde están los novísimos que canten la belleza de Guti, sol de nuestras noches deportivas? ¿Cuándo dejarán esos poetas que aquí nos traes de buscar inspiración en las verdes praderas o en las calles veloces y beberán en la mirada de Guti durante cada una de sus ruedas de prensa?

 

Escrito por: Blogger Neguev and me - 24 de enero de 2010, 22:33:00 CET

[103] Escrito por: Mandarin Goose - 24 de enero de 2010 21:13:00 GMT+01:00

Acabo de oir en la arradio a noseque ilustrísima (no he pillado el nombre) diciendo (o eso se le ha entendido)noseque de la anorexia, la homosexualidad y la "anormalidad" con sibilinidad jesuítica. O sea que ha querido decir que si pero no, que ser anoréxico u homosexual no entra dentro de la normalidad en la alimentación o la sexualidad. Ya, pero señor mío, a ver con que compara usted la homosexualidad en tanto desviación del patrón "normal", porque la anorexia MATA. Hay que joderse, haber hablado de los pelirrojos, o de los bajitos (no enanos), o de los tipos muy altos (no acromegálicos), desviaciones de la norma que estorban bastante en la vida diaria, que tienen sus propias condiciones pero no son, per se, patologías
Hay que joderse con la curia, a ver si les quitan el DSM-III y se lo cambian por el VI... o el V... el IV al menos! que llevan un empacho de epidemiología malentendida
-------------
El, a su aire. Y ustedes hablando de poesía, en lugar de la curia romana.

 

Escrito por: Blogger memoria histérica - 24 de enero de 2010, 22:37:00 CET

> '[90] ↓Escrito por: Adrede - 24 de enero de 2010 20:45:00 GMT+01:00
No sé, Al. La poesía de Claudio Rodríguez me deja intacto.'
*
Ah, lo había pasado por alto. Intacto le deja a Adrede la poesía del tal Rodíguez; lo que no obsta para que opine de ella, y de toda, cuando y cuanto le peta. Y hasta que la haga [aquella infamia poética del belicoso Deng con su sable y el jarrón Ming marca un hito en la materia cuasi insuperable en este bodrio de nickjournal]. Con dos cojones. Intactos. Así es Adrede.

 

Escrito por: Blogger Adrede - 24 de enero de 2010, 22:44:00 CET

Guti y Raúl. La Belleza y la Fealdad. La Verdad -esos pases exactos, apolíneos de Guti- y la Mentira -los rechaces, los tropiezos, las pugnas de Raúl- comparecen en un campo de fútbol. Naturalmente, la afición del Real Madrid es raulista. Gentuza.

 

Escrito por: Blogger Al59 - 24 de enero de 2010, 23:02:00 CET

[114] En realidad, eso de mezclar verso y deporte sólo lo hizo bien un poeta (y no nació en el Puerto de San María, sino en la Tebas de las siete puertas).

 

Escrito por: Blogger J. A. Montano - 24 de enero de 2010, 23:20:00 CET

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

 

Escrito por: Blogger J. A. Montano - 24 de enero de 2010, 23:21:00 CET

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

 

Escrito por: Blogger M. - 24 de enero de 2010, 23:24:00 CET

El domingo voy a ver al Madrid en directo por primera vez en quince años. Esa hostia de CR9 en realidad iba dirigida a mí. Y la roja, por supuesto, también la enseñaron a mí. No puede tener uno ni ilusiones en esta vida.

 

Escrito por: Blogger Protactínio - 24 de enero de 2010, 23:36:00 CET

Mercutio: ¿has visto el Factual? Cito textualmente:
[[Un chulazo consentido sostiene al Madrí]]
Lo de Madrí, sic.
El hombre para todo, Albert de Paco, ¿no será del Barsa?

(O, incluso, del Atleti.)

((Aunque no creo.))

 

Escrito por: Blogger Protactínio - 24 de enero de 2010, 23:38:00 CET

Definitivamente, Factual quiere convertirse en un blog cualquiera. En éste, por ejemplo.

 

Escrito por: Blogger Desdeluego - 25 de enero de 2010, 0:02:00 CET

Ahora sí, comerciante de ultramarinos. me imagino que la defensa de los burdeles debe ser una obra interesante. Gracias por su ayuda. Buenas noches
(Me voy a la piltra)

 

Escrito por: Blogger El Sablista Escapista - 25 de enero de 2010, 0:17:00 CET

SE CIERRA EL CÍRCULO (DE TIZA CAUCASIANO)
Puedo afirmar que el agresor de H.T. es de Cáceres, de apellido N., conocido por algunos de esta triste casa. Mucho hideputa suelto hay. Afirmo sin rubor y con conocimiento de causa.

 

Escrito por: Blogger El Sablista Escapista - 25 de enero de 2010, 0:28:00 CET

CUÁNTICO
Anoche, en febril ensoñación hija de la ayacuasca, lo comprendí todo. Viajé al fondo del más allá del microscopio electrónico, al abismo subatómico. Allí las fuerzas ocultas del mal se atraían y repelían enloquecidas. Sin formas corpóreas, como partículas, y ondas, se movían unas contra otras. Gracias Arno Penzias. Seis lecciones fáciles.

 

Escrito por: Blogger Bremaneur - 25 de enero de 2010, 0:42:00 CET

De apariciones y desapariciones
http://bremaneur.wordpress.com/2010/01/25/de-apariciones-y-desapariciones/

 

Escrito por: Blogger Al59 - 25 de enero de 2010, 2:06:00 CET

En Campos de Fresa, Tarde de agosto.

 

Escrito por: Blogger Mandarin Goose - 25 de enero de 2010, 4:43:00 CET

(125)
Pues lo conocerá el que frecuente esos garitos, porque a mi la única referencia que me suena es Cáceres (y que el único cacereño que conozco, aunque de rápido genio, es un tirillas que vive en Sevilla y cuya señora lo tiene muy bien agarrado como para irse de cuchipanda a Madrid...)

 
En esta página sólo aparecerán posts de usuarios registrados. Si quiere registrarse escriba a la dirección que aparece abajo. No prometemos nada pero pedimos perdón por cualquier inconveniencia que esto pueda causar.
mensajes